Actualizado 16/01/2007 01:00 CET

José Cavero.- Revelaciones sobre el proceso roto

MADRID, 16 Ene. (OTR/PRESS) -

No es la primera vez que desde la banda ETA y sus medios afines se anuncian los presuntos acuerdos que, desde el comienzo de las negociación ETA-Gobierno, se habían alcanzado entre ambas partes. Muy a menudo esas, "revelaciones" han sido empleadas por dirigentes del PP para descalificar el llamado "proceso", ahora mismo en punto muerto tras el atentado que la banda terrorista perpetró el 30 de diciembre en la Terminal 4 de Barajas. Ahora, nuevamente, el diario Gara, citando fuentes de toda solvencia, ha proporcionado datos acerca de los encuentros desarrollado entre la banda y el gobierno español desde antes de que la banda anunciara su alto el fuego permanente. En todos casos, dice, fueron reuniones amparadas por gobiernos de diferentes países europeos, contando con la presencia de un conocido centro internacional en funciones de notaría.

Precisamente, las reuniones mantenidas antes del mes de marco dieron como resultado los acuerdos en que se sustentó el proceso: una serie de compromisos y garantías para el desarrollo del proceso. Así, por ejemplo, nos cuenta Gara, lo pactado recogía, además del reconocimiento de Euskal Herria, el compromiso del gobierno español de respetar las decisiones de los ciudadanos vascos. Los acuerdos concernían, asimismo, al futuro de los ciudadanos de Araba, Gipuzkoa, Bizkaia y Nafarroa Garaia, y se establecía que los acuerdos políticos debían alcanzarse entre los partidos y agendas vascos. También se comprometía el gobierno a aceptar sin ninguna limitación el contenido del acuerdo político alcanzado entre las formaciones vascas, y se establecía que la legislación vigente no sería una limitación a la voluntad del pueblo vasco, sino garantía de su ejercicio. El gobierno adquiriría también el compromiso de lograr un pacto de Estado basado en esos principios. Asimismo, el gobierno se comprometía a cumplir una serie de garantías, como la disminución de la presencia policial, la desaparición de presiones policiales, el respeto de ipso de la actualidad política de las organizaciones de la izquierda abertzale, en igualdad de condiciones al resto de formaciones y sin limitaciones de derechos, y que no hubiera detenciones por parte de los diferentes cuerpos policiales. Todo esto por parte del gobierno. En cuanto a ETA, y siempre según Gara, se comprometía a decretar un alto el fuego permanente y a no realizar acciones de abastecimiento de armas ni explosivos...

En cuanto a otras revelaciones del momento, hay dos que se refieren al papel del ministro d el interior en estos últimos meses. Primero, y según nos cuenta ABC, que Rubalcaba mantuvo una reunión con Francisco José Hernando para lograr que el Supremo apoyara "el proceso" y, en concreto, que aplazara la ejecución de la sentencia de las herriko tabernas. La otra revelación relativa a Rubalcaba la destaca La Gaceta, y sostiene que el ministro habría llegado a amenazar con su dimisión, exigiendo, para evitarla, a Zapatero diera por liquidada la negociación. Según esta información, el ministro rechazó dar ninguna otra oportunidad más al entorno de la banda, contra los deseos del presidente. El incidente habría tenido lugar tras la comparecencia de Zapatero ante los medios de comunicación el mismo día del atentado, 30 de diciembre, después de lo cual, el propio Rubalcaba anunciaba el final del proceso de paz dialogada con la banda.

José Cavero.

OTR Press

Isaías Lafuente

Catálogo de ausencias

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

El poder del resentimiento

por Francisco Muro de Iscar