José Cavero.- El TC avanza sobre el Estatut

Actualizado 04/05/2008 2:00:25 CET
Actualizado 04/05/2008 2:00:25 CET

José Cavero.- El TC avanza sobre el Estatut

MADRID, 4 May. (OTR/PRESS) -

Tras un interminable parón, hay algunos indicios de que los magistrados del Tribunal Constitucional se disponen a 'hincar el diente' al Estatut de Cataluña. En ese sentido cabe interpretar la filtración que se ha producido hacia el periódico 'La Vanguardia', que ha revelado que los magistrados del TC aceptan que Cataluña se defina como nación aunque sin efectos jurídicos en el propio Estatut.

Esa sería la primera y muy importante conclusión del primer debate, todavía sin votación, que se ha producido en el TC acerca de la reforma estatutaria catalana, sobre la base de un proyecto de sentencia aún sometido a discusión entre los magistrados. Cabe recordar que esa apelación a la condición de Cataluña como nación se produce en el preámbulo del Estatut, y que ya en su día provocó extraordinario debate en la opinión pública. Y cabe recordar, asimismo, que el texto del propio Estatut indica que la propia Constitución reconoce esa "realidad nacional catalana" como nacionalidad.

O sea, que un término -el constitucional y muy confuso de nacionalidades- resulta equivalente a otro, llamado Nación. Sin que, asimismo, falte en el Estatut la referencia a que "la nación catalana" forma parte de la indisoluble unidad de la nación española. Se insiste en que la aparición de ese término Nación en el preámbulo, hace que carezca de todo efecto jurídico, algo que los juristas debaten y hasta rechazan. ¿Cómo no va a tener efecto jurídico un término que se emplea en el preámbulo, nada menos, del Estatut?. Pero se invoca una doctrina existente que insiste en la falta de valor normativo de las leyes.

Aún así, en el propio seno del TC hay una mayoría de magistrados contrarios a esa denominación, los magistrados considerados miembros del sector conservador. Frente a ellos hay igual número de partidarios del texto en discusión, cinco. El sexto voto, determinante, por tanto, tras la recusación de Pérez Tremps, sería el del vicepresidente del TC, Guillermo Jiménez, "de pronóstico incierto", según se asegura.

Una novedad más: el Constitucional pudiera, asimismo, interpretar que esa condición de 'Cataluña-nación' en ningún caso podría permitir una relación privilegiada de Cataluña con el Estado español, particularmente en todo lo relativo a la negociación y determinación del sistema de financiación. Otra cuestión candente, de la mayor actualidad, después de que desde el Gobierno se hayan echado algunos cubos de agua fría sobre las muy crecidas expectativas que algunos gobiernos autonómicos, y particularmente el catalán, habían venido mostrando hacia esa financiación estatutaria pendiente de negociación... Cataluña siempre ha pretendido ser "una nación diferente", poco menos que en relación diferenciada y paralela con el Gobierno de la Nación-Estado, y por ello, aspirante a disponer de una financiación también privilegiada y "diferente" a las restantes regiones y nacionalidades del Estado español...

José Cavero