Actualizado 03/06/2007 02:00 CET

José Luis Gómez.- A vueltas con España.- Economía y elecciones

MADRID, 3 Jun. (OTR/PRESS) -

La posibilidad de adelantar las elecciones generales es una de las opciones que baraja ahora el líder del PSOE, en cuya ejecutiva ya se ha analizado el caso. Es verdad que una decisión así corresponde en exclusiva al presidente del Gobierno, pero no lo es menos que en su formación inciden otras personas. No es muy habitual que el vicepresidente económico, Pedro Solbes, intervenga en asuntos políticos, aunque en este caso su opinión puede ser determinante. Porque la economía, de la que algunos se habían olvidado, vuelve a jugar en el tablero de la política española.

Básicamente, son dos las razones económicas que pueden condicionar un anticipo de las elecciones: la elaboración de los presupuestos de 2008, que amenazan con desatar un mercadeo peligroso para el Gobierno y también para sus socios, y la ralentización de la propia economía, que por muy lógica que sea no dejará a todo el mundo indiferente.

El deslumbrante modelo económico español ha estado muy ligado al boom del ladrillo, que ahora empieza a remitir, en un escenario de subida de tipos que dañará el consumo y la alegría de la gente. No parece que haya señales graves pero es más que evidente que España camina hacia donde realmente debe estar. Si el presidente Rodríguez Zapatero apura la legislatura corre el riesgo de sumar descontentos por la economía a ese nutrido grupo de personas que ven riesgos en su política territorial, con el agravante de que esos descontentos estarán en las capas más débiles, generalmente más afines a la izquierda. Lo que está claro es que ni la economía ni la política territorial son una amenaza para el PP de Mariano Rajoy, que en este caso tiene el calendario a su favor.

José Luis Gómez

OTR Press

Luis Del Val

Asalto telefónico

por Luis Del Val

Isaías Lafuente

Vacunas reales

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

Público y privado

por Francisco Muro de Iscar