Julia Navarro.- Y ahora la Semana Santa

Publicado 02/04/2015 12:00:07CET

MADRID, 2 Abr. (OTR/PRESS) -

Nunca he comprendido el afán de algunos de suprimir la Navidad o la Semana Santa por considerar que son celebraciones religiosas y que en un país aconfesional se debe pasar de estas manifestaciones. Hace no mucho, la ya diputada en el Parlamento andaluz por Podemos Teresa Rodríguez apuntó que habría que suprimir las procesiones y manifestaciones religiosas en Semana Santa.

Es verdad, la Navidad o la Semana Santa tienen una dimensión religiosa, pero sobre todo son parte de nuestra cultura.

No nos podemos explicar a nosotros mismos, ni quiénes somos, ni por qué somos como somos, ni por qué es como es la Europa en que vivimos si no aceptamos el peso de la religión católica, para bien y para mal, en la construcción de Europa.

Por lo menos, conocer de dónde venimos y los porqués de nuestra historia nos ayudaría a comprender el presente y evitar errores en el futuro.

Vaya por delante que pienso que los "padres" de nuestra Constitución acertaron definiendo nuestro país como "aconfesional" y que, por tanto, hay que hacer bueno eso de "a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César", pero me parece un despropósito querer suprimir celebraciones que están fuertemente arraigadas en nuestra cultura como son la Navidad o la Semana Santa.

Como también me parece un despropósito los que hacen profesión de ser políticamente correctos y defienden que hay que poner al mismo nivel a todas las religiones. Pues mire usted, a mí me parece que haya que garantizar que cada cual rece a quien quiera y como quiera, y que a nadie se le persiga por practicar la religión que le venga en gana, pero convendrán conmigo incluso los que no son católicos que el catolicismo ha dejado en nuestra cultura una huella que, lógicamente, no han podido dejar otras religiones que nos son ajenas.

Así que no entiendo el afán de fastidiar de quienes cuando llega la Semana Santa proponen hacer procesiones laicas e incluso solicitan hacerlas por el mismo lugar por las que van a pasar las procesiones católicas.

En fin, sería una pérdida cultural que se suprimieran las procesiones de Semana Santa. En realidad no solo sería una pérdida, sería una estupidez de tamaño monumental.

OTR Press

Victoria Lafora

Primer acto de campaña

por Victoria Lafora

Fernando Jáuregui

Hay que repartir nuevas cartas

por Fernando Jáuregui

Antonio Casado

Huellas de la 'Diada'

por Antonio Casado

Fermín Bocos

La situación en el PP

por Fermín Bocos