Publicado 05/01/2022 08:00CET

Julia Navarro.- Cuando el pasado se hace presente

MADRID, 5 Ene. (OTR/PRESS) -

Es lo que tiene el desconocimiento de la Historia: muchos ciudadanos son incapaces de relacionar algunos sucesos del pasado con el presente.

Por eso, no estaría de más que en algún momento en las aulas se explicara y estudiara lo que sucedió en Alemania en los años treinta, y cómo fue anidando el huevo de la serpiente en la sociedad hasta alumbrar el monstruo del nazismo.

Llego a esta reflexión porque desde hace días no puedo dejar de pensar en la monstruosidad que supone que agrupaciones de estudiantes aglutinadas en la Plataforma de la Lengua, la Federación de Estudiantes de Cataluña y el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes, hayan puesto en marcha una web desde la que se puede denunciar cómodamente a aquellos profesores que osen hablar en español a sus alumnos. Que semejante desatino se lleve a cabo en un país democrático como el nuestro indica la deriva peligrosa y antidemocrática de una parte de la sociedad catalana.

Seguramente estas organizaciones que aconsejan la delación se creen que son de izquierdas aunque en realidad militan en un nacionalismo xénofobo, reaccionario, y por tanto excluyente y rancio.

Si estos jóvenes que militan en estas plataformas conocieran la historia reciente de Europa, y no estuvieran absolutamente alienados, seguramente sentirían un escalofrío al analizar que su comportamiento recuerda a muchos de los postulados que se defendían en aquella Alemania que provocó una de las grandes catástrofes de la Historia.

Pero si el comportamiento de estos jóvenes pone los pelos de punta tampoco podemos obviar el silencio de los corderos que protagonizan sus mayores. Sería deseable que el Presidente de la Generalitat,el señor Aragones, se opusiera a una web para la delación pero es evidente que está de acuerdo con esos jóvenes que la han puesto en marcha. Pero chirría que el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig y la presidenta de Baleares, la señora Armengol, no se hayan plantado contra esta iniciativa. Sin olvidar, claro, el silencio del Presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, al que como a cualquier demócrata le debería repugnar la iniciativa de estos grupos de estudiantes.

Porque esta web no es una chiquillada, no es un performance, es un acto político antidemocrático y por tanto inadmisible en una sociedad democrática.

Poner en marcha una web para delatar a quienes hablan español no es algo por lo que se deba pasar de puntillas, aunque al Presidente Sánchez le cueste un disgusto con el presidente de la Generalitat. Y eso sí, resulta decepcionante, por no utilizar otro calificativo, el silencio ominoso del nuevo ministro de Universidades. Por eso no dejo de preguntarme en manos de quienes estamos.

Contador

OTR Press

Luis Del Val

Perros y móviles

por Luis Del Val

Julia Navarro

La España vaciada

por Julia Navarro

Francisco Muro de Iscar

La cuesta de enero más empinada

por Francisco Muro de Iscar

Rafael Torres

Viendo pasar la galerna

por Rafael Torres