Actualizado 16/05/2007 02:00 CET

Julia Navarro.- Escaño Cero: "Y tu más".

MADRID, 16 May. (OTR/PRESS) -

Llevamos unos días en que socialistas y populares se tiran casos de corrupción a la cara. Que algo huele a podrido en el PSOE de Ibiza, no hay problema, el PSOE contraprograma con lo que huele a podrido en un ayuntamiento de Malaga, y asunto concluido.

Depende de que periódico o emisora de radio escuche uno así se enterara de la corrupción de uno u otro partido. En los medios afines al PSOE es inútil buscar informaciones que comprometan a éste partido o al Gobierno, lo mismo sucede con los medios afines al PP, en el que eso sí, se nos informa exhaustivamente de todos los tropezones socialistas.

Todo esto nos deja mal a nosotros, los periodistas, que a lo que parece cada vez somos más incapaces de imponernos a los intereses de nuestras empresas y defender algo tan simple como es el poder contar lo que pasa. Mientras, los ciudadanos, que afortunadamente siempre les termina llegando noticia de lo que sucede, asisten atónitos a este sinfín de denuncias de corrupción municipal precisamente en vísperas de ir a las urnas para elegir de nuevo alcaldes y renovar las instituciones autonómicas.

Sería injusto decir que en todas las corporaciones municipales hay corruptelas, pero si es evident que es necesario poner oto a las especulaciones urbanísticas que tanto dinero deja por el camino, ya sea para los partidos o para bolsillos particulares. Me parece urgente y necesario que no sean solo los ayuntamientos, ni siquiera las Comunidades Autónomas, las que decidan sobre los movimientos urbanísticos de una zona, sino que esa responsabilidad sea compartida por la Administración Central, la Comunidad Autónoma y el ayuntamiento de turno, de manera que se haga casi imposible que promotores sin escrúpulos junto a algún político con igual carencia d elos mismos terminen haciendo un negocio a cuenta de los contribuyentes.

A los ayuntamientos no les gusta perder su autonomía de decisión en este terreno pero para tranquilidad de los ciudadanos deberían de anteponer los intereses de la sociedad a ese prurito de yo me lo guiso y yo me lo como. El espetáculo al que estamos asistiendo éstos días es bastante desolador, y a los ciudadanos no nos consuela ese juego entre partidos del "y tú más".

Julia Navarro.

"

OTR Press

Carmen Tomás

Esperando a Calviño

por Carmen Tomás

Victoria Lafora

La tregua

por Victoria Lafora

Fermín Bocos

Una impostura

por Fermín Bocos