Julia Navarro.- Escaño Cero.- Rubalcaba y otros

Actualizado 14/03/2008 1:00:30 CET
Actualizado 14/03/2008 1:00:30 CET

Julia Navarro.- Escaño Cero.- Rubalcaba y otros

MADRID, 14 Mar. (OTR/PRESS) -

Estos días las especulaciones sobre el futuro Gobierno se han convertido en conversación favorita entre políticos y periodistas. Suele suceder cada vez que hay elecciones, pero les contaré un secreto: ninguna de las listas de ministrables fruto de éstas especulaciones suele tener correspondencia con la realidad. Vamos que los presidentes siempre nos sorprenden nombrando ministros a quienes ni imaginamos. No obstante hay que reconocer que es divertido hacer "quinielas" y escuchar a unos y otros asegurar que saben de buena fuente que menganito va ser ministro de tal cosa y menganita de la otra.

Por ejemplo de Carmen Chacón se dice que se va a convertir en la próxima Ministra Portavoz del Gobierno, que Moratinos ha sido confirmado al frente de Exteriores, que Bernat Soria y Molina tienen muchas papeletas para continuar, etc, etc, etc, etc, peor ya les digo que de verdad nadie o casi nadie sabe nada al respecto. Eso si una pregunta que se hacen tanto en filas socialistas como en las de la oposición es que va a ser de Alfredo Pérez Rubalcaba. El ministro en una entrevista televisiva, dejo entrever que la política no es todo en la vida y que está pensándose su futuro. Fue decirlo y empezar a sonar teléfonos entre políticos y periodistas para intentar desentrañar las palabras de Rubalcaba.

¿Se va? ¿dónde? ¿por qué? Y es que Rubalcaba no es un ministro más ni un político más, Rubalcaba es... bueno Rubalcaba es Rubalcaba, un "todoterreno" de la política española, alguien que siempre está ahí y sirve lo mismo para un roto que para un descosido, capaz de meterse en un temporal y salir sin despeinarse. Además tiene "buena prensa", algo que se ha trabajado personalmente con dedicación, seleccionando muy bien entre quienes pueden contribuir a realzar su figura política, y quienes no le van a "aplaudir" ni hacerle la "rosca".

El caos es que a la hora de hacer esas "quinielas" ministeriales el personal anda despistado a propósito de Rubalcaba. Unos alegan que el ministro lo que quiere es ser vicepresidente de Gobierno y está echando un órdago, otros que está pasando un mal momento personal, los de más allá que lo que está es dejándose querer... En mi opinión todo y nada de esto puede ser verdad, y soy de las que creen que Rubalcaba continuará haciendo política. No sé si será ministro, vicepresidente, o embajador, no tengo ni idea de cual será su futuro inmediato pero desde luego ni yo ni nadie imagina a Rubalcaba fuera de la política porque la política es su razón de ser, es parte de naturaleza, y seguramente no podría explicarse a si mismo sin estar y hacer política.

Rubalcaba es un político al que todos, amigos y adversarios, le reconocen su inteligencia, su consistencia intelectual, su capacidad de trabajo, su mano izquierda, y desde luego su enorme talento para maniobrar y moverse en aguas movedizas. Rubalcaba es mucho Rubalcaba, por eso ahora mismo, a la hora de especular sobre el futuro Gobierno el mayor interés es saber que va a hacer o donde va a estar Alfredo Pérez Rubalcaba.

Julia Navarro

OTR Press

Luis Del Val

Masturbarse en catalán

por Luis Del Val

Antonio Pérez Henares

Cuando el Cid era republicano

por Antonio Pérez Henares

Fermín Bocos

La debilidad de Sánchez

por Fermín Bocos