Luis del Val.- Tunear hasta el ridículo

Publicado 13/05/2014 12:00:21CET

MADRID, 13 May. (OTR/PRESS) -

La decadencia en las sociedades se nota en los pequeños detalles. El horror a la vejez y la ocultación de la muerte constituyen un par de esos detalles que nos avisan de que vamos cuesta abajo.

La exaltación de la juventud suele alcanzar dimensiones insospechadas, como si la sociedad estuviera compuesta por unos seres que corren, sonríen y toman bebidas, siempre en movimiento, no sea que el reposo se confunda con la reflexión y la madurez. Es lo que refleja la publicidad en el más poderoso medio de comunicación audiovisual. Si sale un viejo, parece que tiene 30 años menos y se le intenta vender una dentadura o una residencia de la tercera edad.

Me he acordado de todo esto al observar los carteles publicitarios de la candidata del PSOE y del candidato del PP. El candidato del PP parece un pariente de Miguel Arias Cañete, que presidió el ateneo de una capital de provincia, y viajó hasta París, prueba de que siempre fue un hombre moderno. La mujer que aparece en los carteles del PSOE tiene cierto parecido con Elena Valenciano, y posiblemente sea una sobrina suya o una hermana de mucha menor edad.

Ya decía Peter Babel que todo el mundo está conforme con la inteligencia con que la Naturaleza le ha dotado, pero que muy pocos están de acuerdo con el estuche que envuelve su alma. De ahí que las consultas de los cirujanos plásticos estén abarrotadas, mientras que las de los expertos en ejercitar y ampliar la inteligencia registren un vacío desolador.

Hay centenares de miles de personas que asumen con alegre resignación no entender el cálculo logarítmico pero no están dispuestos a soportar la nariz con la que nacieron y se someten a una rinoplastia. No digo que sea el caso de los candidatos aludidos, pero deberían haber puesto algún límite al tuneado de sus imágenes. El abuso del photoshop desembocará en que a los personajes conocidos sólo los conocerán sus familiares, cuando se aparezcan en carne mortal ante el público.

Para leer más

OTR Press

Victoria Lafora

Seguirán viniendo

por Victoria Lafora

Luis Del Val

¡Qué raro!

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

Disputa por la oposición

por Charo Zarzalejos