Mabel Redondo.- Entre Bambalinas.- Borja Thyssen, premio al personaje revelación.

Actualizado 07/11/2009 13:00:40 CET

MADRID, 7 Nov. (OTR/PRESS) -

Borja Thyssen vuelve a destapar la caja de pandora con su madre. Si lo que se propone el fornido muchachote es azuzar a su progenitora con declaraciones incendiarias, lo ha conseguido.

Él es el protagonista de la portada de Hola, una sabrosa exclusiva en la que esta vez las fotos no importan, lo fuerte son las reveladoras manifestaciones que lanza acerca de su herencia y de la relación o mejor dicho de la inexistente relación que mantiene con su madre (la última vez que hablaron fue hace tres meses).

Esta vez Borja justifica su exclusiva con titulares muy sabrosos que han cabreado a la Baronesa y no es para menos porque "el niño" quiere su parte de herencia, ha investigado y ha descubierto que le corresponde más de lo que pensaba y lo quiere ¡ya!. "Estoy luchando por mi familia", ese es el titular que sirve de preámbulo a un chorreo de titulares que no tienen desperdicio.

Es una buena excusa para explicar su impaciencia por recaudar los millones que le corresponden, también solicita tener una información permanente sobre la gestión de los bienes que comparte con su madre, como por ejemplo la Colección Carmen Thyssen que abarca unas mil obras de arte de enorme valor.

El hacha de guerra de Borja contra su Tita ya está desenfundada; esta semana acudía con su abogado y con un notario al Museo para reclamar dos cuadros: un Goya y un Corrado Giaquinto. Como es de suponer no se los dieron, pero él ya ha iniciado trámites para que se los entreguen, según Borja son de su propiedad.

Borja pone a su madre a caer de un guindo y, entre otras lindezas, cuenta que su boda con Blanca es lo que desencadenó el "mal rollo" con su madre; recuerda las cinco pruebas de paternidad que tuvo que hacerse para demostrarle a la baronesa que Sacha era su hijo, de paso aprovecha para recriminarle a Tita que nunca pregunta por su nieto, dice que ella nunca ha sido abuela y deja claro que su madre se alegraría si él se divorciase de Blanca. Reconoce que después de todo lo que ha dicho y de todo lo que está pasando entendería que su madre le desheredase. Ahí queda eso.

Este año, la polémica de Borja con su madre ha sido objeto de muchas tertulias televisivas y sobre todo de muchas portadas y exclusivas que han dado mucho juego; cada vez son más frecuentes. Antes posaba con su mujer y con su hijo, pero ahora él se vale solito, sus declaraciones han subido como la espuma por la encarnizada guerra que ha iniciado con Tita Cervera en los tribunales. Esto promete ser todo un culebrón que dará mucho de sí.

No es nuevo relatar la historia de padres e hijos enfrentados por una herencia, pero resulta especialmente morboso cuando se habla de una madre como la Baronesa y un hijo tan peculiar y con un currículum como el de Borja Thyssen cuyo trabajo más destacado es haber hecho algunas gestiones en una inmobiliaria, ¡impresionante!.

Reconozco que cuando leí la entrevista de Hola me hizo mucha gracia que Borja dijese que el Baron comparaba a Blanca con un cuadro Botichelli. Este es otro dardo envenenado que el joven le lanza a su madre, y yo me pregunto ¿qué pinta Botichelli en este embrollo? y ¿dónde pondrá ahora Tita los cuadros del afamado pintor florentino?

Sin dudarlo un instante, este año yo le daría el Premio al Personaje Revelación del papel couché o mejor dicho de la revista Hola a Borja Thyssen, sus titulares se superan con el tiempo, la verdad es que eso gusta, lo siento Tita, tu hijo te ha salido rana ¿o no?

OTR Press

Fernando Jáuregui

Hay que fortalecer al Estado

por Fernando Jáuregui

Antonio Casado

La vía Hong Kong era esto

por Antonio Casado

Francisco Muro de Iscar

¿Quién controla a los incontrolados?

por Francisco Muro de Iscar