Actualizado 07/09/2007 17:41:21 +00:00 CET

Crónica TV.- El 'apagón analógico' se adelantará a 2009 excepto en las zonas más pobladas o de cobertura más difícil

- El Gobierno aprueba un plan de transición a TDT que mantiene el 3 de abril de 2010 como fecha límite de las emisiones convencionales

MADRID, 7 Sep. (OTR/PRESS) -

El denominado 'apagón analógico', por el cual las señales de televisión terrestre dependerán exclusivamente de la tecnología TDT se adelantará a 2009 para más de 14 millones de españoles, residentes en las zonas menos pobladas y con cobertura más sencilla. Unicamente se mantendrán hasta el final del plazo --el 3 de abril de 2010-- las emisiones analógicas en las zonas más pobladas o de cobertura técnica más compleja. Asi lo establece el Plan Nacional de Transición a la Televisión Digital Terrestre, aprobado hoy por el Consejo de Ministros. "Quedan 940 días para el inicio de una nueva era audiovisual y es preciso asegurar un tránsito en las mejores condiciones posibles", señaló hoy en la rueda de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo la vicepresidenta De la Vega.

El Plan establece la fecha límite para el cese de emisiones analógicas en 73 áreas técnicas que engloban a noventa proyectos de transición. Un área técnica es la zona del territorio cubierta desde el punto de vista radioeléctrico por el centro principal de difusión, los centros secundarios que tomen señal primaria de dicho centro y los centros de menor entidad que no tomen señal primaria del centro principal pero tengan cobertura solapada con él o con alguno de sus centros secundarios. Un área técnica debe cubrir un tamaño de población de entre cien mil y un millón de habitantes. Un proyecto de transición es la planificación programada del cese de las emisiones analógicas de televisión en un área técnica o en una parte de la misma y de su plena sustitución por emisiones digitales. En concreto, el calendario de los proyectos técnicos se ha efectuando estableciendo tres grupos. En primer lugar aquellos proyectos técnicos que tengan una población inferior a los 500.000 habitantes, que cuentan con un alto porcentaje de cobertura en TDT, teniendo en cuenta el despliegue que se alcanzaría al 90 por 100 y que necesitan un número reducido de reemisores para por 100 alcanzar una cobertura similar a la analógica. En este caso se encuentran 32 proyectos técnicos, donde residen un total de 5.628.000 personas, el 12,6 por ciento d ela población. La fecha límite para dejar de emitir en analógico en estas zonas se fija para el 30 de junio de 2009.

En un segundo grupo figuran los 25 proyectos técnicos con una población intermedia (entre 500.000 y 700.000 habitantes), donde residen 14.475.000 personas, un 32,4 por ciento de la población, en los que se fija como fecha de apagón el 31 de diciembre de 2009. Finalmente, en los 33 proyectos técnicos con población muy elevada (más de 700.000 habitantes) y/o que necesitan de la instalación de un número importante de centros para alcanzar una cobertura similar a la analógica, la fecha límite se extiende hasta el último plazo del 3 de abril de 2010.

CAMINO RECORRIDO Desde el lanzamiento de la TDT, en noviembre de 2005, ha habido un avance considerable en los diferentes indicadores. La cobertura actual de las señales de la TDT supera el 85 por 100 del total de la población. Recibe la TDT a través de ondas terrestres el 19,4 por 100 de los hogares y, si se suman otras plataformas (cable, satélite y televisión a través de ADSL), el 30 por 100. La audiencia de los canales de la TDT a través de todas las plataformas es del 17,4 por 100.

Se han vendido seis millones de receptores de TDT y se han adecuado el 44 por 100 de los edificios que precisan de adaptación a la TDT. Si a las viviendas de estos edificios se le suman las viviendas unifamiliares que, en general, no precisan la adaptación de su antena, el resultado es que más de diez millones de viviendas están preparadas para recibir la TDT. Ello supone que, aproximadamente, treinta millones de ciudadanos pueden tener acceso a la TDT si disponen de descodificador autónomo o integrado en el televisor.