Pedro Calvo Hernando.- ¿Y las causas nobles, Zapatero?.

Actualizado 05/09/2009 14:00:38 CET
Actualizado 05/09/2009 14:00:38 CET

Pedro Calvo Hernando.- ¿Y las causas nobles, Zapatero?.

MADRID, 5 Sep. (OTR/PRESS) -

Me asombra que precisamente en estos momentos la ministra de Defensa tenga la ocurrencia de dejar abierta la puerta al aumento de las tropas españolas en Afganistán, en lugar de anunciar la inmediata retirada de las que allí tenemos, tras los últimos acontecimientos. Nuestros soldados han dado muerte a trece talibanes, o guerrilleros, o disidentes, como ustedes quieran llamarlos. Y horas después, las tropas de la OTAN han masacrado a docenas de personas, con civiles, en aquellas tierras, en circunstancias que nunca se aclararán, como suele suceder. Los trece muertos por los españoles estaban entre los atacantes a nuestros compatriotas, claro, pero eso no me consuela nada, porque lo que vengo exigiendo desde hace años es la total retirada de aquel país, donde no se nos ha perdido nada y donde ponemos a nuestros soldados en riesgo de morir ellos o de matar a los de enfrente. El presidente Zapatero me ha decepcionado ya demasiado en este asunto y me parece que no es lógico que sea Izquierda Unida la única que exija la retirada.

Y me entristece que no haya un movimiento de protesta y exigencia reflejo de aquellas movilizaciones contra la guerra de Irak, en las que Zapatero estaba en primera línea. Ahora el presidente promociona a Durao Barroso para un nuevo mandato al frente de la Comisión de la UE, el mismo Durao que era el cuarto de la foto de las Azores, aunque parezca increíble tratándose de un hombre de la ética de Zapatero. Aclaro que no tengo nada personal contra el portugués, al que admiro por sus habilidades, especialmente por su dominio de los idiomas. No me puedo creer que no haya nadie en la izquierda, socialista o más allá, capaz de competir para ese importante cargo a nivel continental. Con todas estas cosas, vamos creando un ambiente de que todo da igual y de que la lucha por las causas nobles se deja de lado cuando se alcanza el poder. Me estoy acordando también del Sahara Occidental, de la prohibición de la venta de armas, de la lucha contra la destrucción del planeta, algo más que la lucha contra el cambio climático. Y seguiría.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Refugio de esperanza en Palabek

por Francisco Muro de Iscar

Victoria Lafora

Caos en la Generalitat

por Victoria Lafora

Carmen Tomás

El PP presenta programa

por Carmen Tomás