Pedro Calvo Hernando.- Corbacho, la libertad y la igualdad

Actualizado 06/09/2008 2:00:50 CET
Actualizado 06/09/2008 2:00:50 CET

Pedro Calvo Hernando.- Corbacho, la libertad y la igualdad

MADRID, 6 Sep. (OTR/PRESS) -

El Gobierno comienza la temporada con un visible afán de protagonizar la iniciativa política, algo que en los pasados meses a menudo no quedaba nada claro, en la vorágine de la crisis económica. Una prueba es el anuncio de la nueva ley del aborto y otra es el aviso de la próxima limitación de la contratación de extranjeros en origen, lo que se ha llamado el cerrojazo a la inmigración legal, explicitado por el ministro Corbacho.

Este segundo tema parece más urgente y polémico en su tratamiento público y mediático. Lo del titular de Trabajo e Inmigración ha sido recibido con críticas generalizas, si se exceptúa el PP, que se vanagloria de que ahora el Gobierno le copie. Personalmente, estoy en contra por principio a todo tipo de medidas restrictivas de semejante naturaleza. Digamos que la ideología de la libertad y de la igualdad que me honro en profesar así me lo exige. Pienso que nadie tiene derecho a cercenar la libertad de movimientos de los seres humanos dirigidos al encuentro con la igualdad básica que mandan Dios y la razón, como cada uno prefiera.

Si la medida hubiera sido gestada y presentada de otra manera, más digna y respetuosa con todos nosotros, y desde luego con los agentes sociales a los que nada se les había dicho en la reunión con ellos del día anterior, a lo mejor me habría visto inclinado a entender, no a compartir, los fundamentos del anuncio de Corbacho. Porque quiero pensar que en la mente del Gobierno se trataría de una medida estrictamente limitada al tiempo que dure la crisis, sobre todo la contracción del empleo, y no orientada por inquietudes electoralistas o motivaciones no muy confesables.

Y quiero pensar que habrían tenido muy en cuenta el hecho de que, entre los dos millones y medio de parados, se encuentran cientos de miles de inmigrantes a los que se destinarían los puestos que no se darían a nuevos contratados fuera. Pero tienen mucho fundamento las críticas suscitadas: que es un incentivo a la inmigración ilegal, que es una política más parecida a la de la derecha xenófoba europea que a la de un partido socialista, etc.

Pedro Clavo Hernando.

OTR Press

Fermín Bocos

El giro de Rivera

por Fermín Bocos

Pedro Calvo Hernando

¿Tezanos se lo inventa todo?

por Pedro Calvo Hernando