Pedro Calvo Hernando.- La máquina de fabricar separatistas

Actualizado 05/07/2015 10:20:40 CET

MADRID, 10 Sep. (OTR/PRESS) -

Mi deseo sería no repartir culpas y tratar de aportar algo útil en esta hora siniestra de la política española. Pero hoy me asalta la vivencia de unos sucesos y de unos comportamientos en los que veo con toda claridad el origen de este asombroso cambio en la tradicional dimensión del independentismo catalán, en este momento en que faltan pocas horas para la Diada del 11 de septiembre. Hasta hace veinte o treinta meses las cosas seguían un poco como habían estado durante décadas: el separatismo real era cosa de muy pocos, agrupados en el núcleo que votaba a ERC o a algún otro pequeño partido. Pero las cosas comenzaron a complicarse y radicalizarse a partir de las horrendas decisiones políticas del partido de Mariano Rajoy, que se convirtieron en una poderosa máquina de fabricar independentistas, empezando por Convergència, que siempre fue una formación nacionalista y punto.

Y ahora pagamos extremadamente cara aquella guerra de los populares contra el nuevo Estatut, contra el que recurrieron al Tribunal Constitucional, el cual les dio la razón por encima de todas las razones que aconsejaban lo contrario. Me estremezco al recordar aquellas mesas de promoción del peor de los anticatalanismos, tan fácimente identificables con el peor de los pensamientos simplemente anticatalanes. ¿Pero qué demonios cabía esperar después de todo aquello? Pues lo que ha venido, sin caer por mi parte en la simpleza de afirmar aquello como el único motivo del desastre, aunque sí como el principal. ¿Y querían ahora implicar a los demás partidos en su nueva cruzada? Su fracaso no sirve de gran cosa pero clarifica el galimatías. Que Dios nos coja confesados. Porque estoy seguro de que casi nadie quiere ir a ese infierno.

Para leer más

OTR Press

Victoria Lafora

Seguirán viniendo

por Victoria Lafora

Luis Del Val

¡Qué raro!

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

Disputa por la oposición

por Charo Zarzalejos