Pedro Calvo Hernando.- En todos los charcos, uno por uno.

Actualizado 03/06/2009 14:00:30 CET

MADRID, 3 Jun. (OTR/PRESS) -

No sé quienes serán, si existen, los estrategas del Gobierno y del PSOE o sus asesores. Pero no dan una en el clavo y el poder socialista se va metiendo, uno por uno, en todos los charcos imaginables y que mejor rentabilidad procuran a la derecha, aunque esté ahogada de corrupciones y de divisiones internas. Ahora le tocó a lo del avión militar y al asunto de las chicas menores entre 16 y 17 años para abortar sin conocimiento y autorización de sus padres. En el primer caso, el tema no ha podido ser llevado de manera más desgraciada. El PP hace lo mismo y mucho más pero se las arregla muy bien para colocar a Zapatero en el lugar del villano por haber viajado en el famoso avión para algunos actos electorales y erre que erre. Nadie en el partido o en el Gobierno ha sido capaz de ver eso con antelación y sortearlo, aunque fuese por ese mismo procedimiento falso y engañoso de programar algún acto paralelo de Gobierno, como hacían Rajoy y su partido. Ni nadie ha sabido explicar que lo del avión sería una mota de polvo comparado con el océano de corrupción y demás aportaciones del PP.

Y en cuanto al asunto del aborto, tampoco nadie, antes de lanzar el contenido del proyecto de reforma, ha sido capaz de sondear el estado de la opinión pública al respecto, como se hizo 25 años atrás con la introducción de la despenalización del aborto, decisión que no se tomó hasta que las encuestas le dieron una mayoría social de aceptación. Si ahora los sondeos arrojan una mayoría social, incluso dentro del electorado socialista, contra ese extremo de las chicas menores, tendrán que renunciar a ello, pero, eso sí, después de que el daño político y electoral ya sea una realidad. Lo que digo: ni una en el clavo. Y con todos los medios de comunicación afines a la derecha entusiásticamente beligerantes, ninguno en apoyo del PSOE. Y no digamos de los medios estatales, en los que las tesis de la derecha quedan ahora siempre en mayoría, con esa extraña manera de administrar la imparcialidad, ésa que nunca cumple la derecha en sus propios medios oficiales donde gobierna.

OTR Press

Luis Del Val

Una juez de Teruel...

por Luis Del Val

Julia Navarro

Juego de engaños

por Julia Navarro

Isaías Lafuente

¿Revivir a ETA?

por Isaías Lafuente