El Abanico.- Selección española: saber ganar y perder

Actualizado 27/06/2014 12:00:28 CET

MADRID, 27 Jun. (OTR/PRESS) -

Siendo cierto que el papel de la selección española en Brasil no ha cubierto ni de lejos las expectativas que habíamos puesto en ella, lo que me parece más incomprensible es el grado de irritación, de cabreo, de quiénes se definen como aficionados al fútbol, y de quiénes teniendo la obligación de contar lo que ven, de criticarlo si así lo consideran oportuno, se limitaron a descalificar a un grupo de deportistas que tantas alegrías nos ha dado, y a los que al menos se les debe respeto y consideración por los servicios prestados.

No se puede decir hoy que Casillas, Xavi Hernández, Del Bosque, son la quinta esencia del mejor juego, para noventa minutos después, llamarles de todo menos bonitos. No se puede, por respeto a toda una carrera de éxitos, por haberse dejado la piel intentando que el nombre de España brillara más alto que el de ningún otro país. Y sin embargo esta es la tónica de un país al que le gusta encumbrar a sus deportistas, a la gente del espectáculo, a todos los triunfadores para después machacarlos simplemente porque han perdido la oportunidad de quedar los primeros en unos juegos donde todos y cada uno de los participantes piensa que puede y debe ganar, simplemente porque tienen hambre de triunfo. Algo que por lo que dicen los expertos ha perdido nuestra selección, bien porque los años pesan más que las botas, bien porque a Brasil fueron todos al límite de sus fuerzas. Sea por la razón que sea para mí y para mucha otra gente, ellos han sido y siguen siendo un ejemplo de coherencia, de profesionalidad, de esfuerzo, de convivencia colectiva, viniendo como venían de equipos rivales e irreconciliables.

En todas las facetas de la vida, pero muy especialmente en el deporte, lo primero que les enseñan a los chavales cuando comienzan su andadura deportiva es a saber ganar pero también a saber perder. No hay un solo jugador, un solo tenista, un solo torero, un solo empresario, un solo ciudadano, que no haya sufrido derrotas en su vida, tanto en la profesional como en la personal. Saber digerirlas, supone un gran esfuerzo pero también una gran alegría cuando se ha conseguido.

Es una lástima que esa unidad de la que durante tanto tiempo ha presumido "la roja", se haya hecho trizas por su derrota en Brasil. Es una lástima que jugadores como Xavi, Villa, Casillas, que lo han dado todo por el fútbol, tengan que marcharse por la puerta de atrás, siendo como han sido un ejemplo a seguir por esos jóvenes, niños, que juegan con ponerse la camiseta de un gran equipo como es el Real Madrid, el Barcelona, o el Valencia, o cualquier otro.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Ángel Herrera, 50 años

por Francisco Muro de Iscar

Fernando Jáuregui

El beso

por Fernando Jáuregui

Victoria Lafora

Todos a una

por Victoria Lafora