Actualizado 03/05/2007 02:00 CET

Victoria Lafora.- Botellón no

MADRID, 3 May. (OTR/PRESS) -

Las reiteradas quejas, con razón, de los vecinos de diferentes ciudades, desde Madrid a Sevilla, Granada, Cáceres etc. obligaron a redactar las ordenanzas municipales que conocidas como "ley antibotellón" prohíbe a los jóvenes emborracharse en la calle y destrozar, a continuación, el mobiliario urbano.

Se aplica con tolerancia, de hecho en el ahora famoso barrio de Malasaña de Madrid, se consiente cada fin de semana y los sufridos vecinos saben del estado lamentable en que encuentran sus plazas y aceras los domingos por la mañana.

Pero de ahí a consentir que, con motivo de las fiestas del Dos de Mayo, se "ocupara" toda Malasaña y sus aledaños es otro cantar. Era evidente que tras los enfrentamientos de la madrugada del lunes el panorama pintaba feo y había una altísima probabilidad de que se repitieran el martes. Parece mentira que ni al concejal de Seguridad Ciudadana ni a la delegada del Gobierno se les ocurriera hacer un plan de prevención de alteración del orden público y dejar que ocho guardias municipales vigilaran esa almendra de la ciudad. Las consecuencias se han visto en todos los medios de comunicación: heridos, contusionados, gente que pasaba por la zona golpeada por unos antidisturbios nerviosos que no podían controlar la situación. Una inexplicable batalla campal en una zona llena de locales de ocio y donde se dan cita no solo los "botelloneros" y los jóvenes antisistema sino ciudadanos de toda edad que se vieron obligados a correr al encontrarse entre dos fuegos: las pedradas de unos y los palos de los otros.

¿Cómo puede consentirse que el centro de Madrid, o de Sevilla o de Barcelona se convierta en un campo de batalla? ¿Quién va a pagar los destrozos en los locales del barrio? ¿Quién va a dar una explicación a los que viven allí, que llaman todos los fines de semana a la policía sin que les hagan caso y que estas pasadas noches comparaban sus calles con Beirut?.

El botellón no se puede consentir pero tampoco se puede reprimir a porrazos pegando a diestro y siniestro. No se puede controlar a una masa de jóvenes, con mucho alcohol encima, con ocho municipales y más cuando se sabe que a la cita van a acudir radicales violentos con afición a los estragos.

Estamos en campaña electoral (aunque no haya empezado todavía) y los políticos municipales, autonómicos y la delegada del Gobierno se acusan unos a otros. Al final los responsables serán los contenedores de basura que estaban en el lugar inadecuado y se convirtieron en barricadas. ¡Pues que bien!

Victoria Lafora

OTR Press

Fermín Bocos

Las colas del hambre

por Fermín Bocos

Julia Navarro

No confundamos, por favor

por Julia Navarro

Pedro Calvo Hernando

¿Dará Aznar el salto?

por Pedro Calvo Hernando