De los centros de I+D a las calles: innovaciones que hacen más sostenibles las entregas de los pedidos de Amazon

Entrada al evento 'Delivering the Future' en el Centro de Investigación y Desarrollo de Robótica  BFI1 de Amazon (Sumner, Estados Unidos)
Entrada al evento 'Delivering the Future' en el Centro de Investigación y Desarrollo de Robótica BFI1 de Amazon (Sumner, Estados Unidos) - EUROPA PRESS
Actualizado: viernes, 27 octubre 2023 10:53

   SEATTLE/SUMNER (ESTADOS UNIDOS), 27 Oct. (Portaltic/EP) -

Amazon es en la actualidad un gigante del comercio electrónico, que aprovecha las últimas innovaciones tecnológicas para mejorar los procesos de logística en sus almacenes, idear embalajes que eviten el uso de material innecesario y reducir la emisión de carbono en las entregas.

   Los robots bípedos Digit, una de las soluciones más recientes, presentadas en la última edición del evento de innovación 'Delivering the Future', atraen la atención por su forma humanoide y su particular andar con las 'rodillas' que se flexionan hacia atrás.

   Estos robots, desarrollados junto con Agility Robotics, reciclan de forma autónoma contenedores amarillos, una tarea que realizan todavía en pruebas en BFI1, el Centro de Investigación y Desarrollo de Robótica que Amazon tiene en Sumner, a las afueras de Seattle (Estados Unidos), donde la firma tecnológica compagina los trabajos de innovación con los de logística.

   En lo que respecta a la logística, es un centro operativo, con un área llena de estanterías amarillas repletas de productos de arriba abajo y por los cuatro costados que robots móviles autónomos desplazan por pasillos estrechos de forma coordinada para evitar chocarse entre sí.

   Estos productos no se almacenan siguiendo una clasificación tradicional, como pueda ser por categorías, sino de una forma aparentemente más caótica, pero que permite responder a la manera en que las personas compran 'online'.

   Es decir, una misma estantería puede albergar calcetines, auriculares, libros u otros productos pequeños, que se guardan en los compartimentos después de asignarles un código, en lugar de dedicar una estantería entera a un mismo producto. Cuando el usuario realiza un pedido, el sistema identifica la ubicación del producto a través de su código.

   Otra novedad, es el sistema denominado Sequoia, diseñado para ayudar en la gestión de los pedidos, ya que su cometido es identificar y almacenar el inventario: unos robots móviles transportan los productos en contenedores que llegan a los empleados en una nueva estación de trabajo ergonómica con la que ya no tienen que realizar movimientos por encima de sus cabezas ni agacharse, evitando lesiones.

INNOVACIÓN EN EL EMPAQUETADO

   Un pedido de Amazon, y de cualquier otro comercio electrónico, supone la introducción del producto en una caja o sobre de cartón para protegerlo y facilitar la ubicación de la etiqueta con los datos necesarios para el envío. Incluso si este producto ya cuenta con su propio envoltorio.

   Este empaquetado tradicional tiene el inconveniente de que en ocasiones la caja o el sobre es mucho más grande que el producto, lo que obliga a rellenar el espacio sobrante con bolsas de aire o virutas o paja de papel. También hay exceso de material en productos con formas menos habituales, como ocurre con los palos de escoba.

   Para reducir el uso de material en el embalaje de productos pequeños, Amazon ha diseñado dos máquinas de empaquetado que ayudan a ajustar el cartón o el papel a su forma. Una de ellas utiliza un rollo gigante de papel ligero y 100% reciclable para envolver el producto y cortar a medida. Otra, en cambio, utiliza una plancha de cartón corrugado para crear un sobre o caja pequeña con el producto ya en el interior.

   Los trabajos para reducir material en el embalaje incluyen la búsqueda de nuevos diseños de empaquetado en colaboración con los fabricantes. Un ejemplo de ello es el detergente Tide, que para pedidos 'online' cambia la botella de plástico por un envase en caja de cartón con dosificador, que reduce el uso de plástico y protege el contenido.

   Otro, una caja de Playmobil que en el exterior simula ser una caja de envío y en el interior mantiene la fotografía de los muñecos y el color que se ve en los estantes de las tiendas, y que evita meter la caja del juego en otra caja para el envío.

ENTREGAS POR TIERRA Y AIRE

   Aunque Amazon se centra principalmente en logística de almacén, también cuenta con una línea de negocio de entrega a domicilio, en la que la innovación también juega un papel destacado en el envío de los pedidos para hacerlos llegar a los clientes en el menor tiempo posible por tierra y aire.

   La compañía realizó su primer envío con dron mediante Prime Air en Reino Unido en diciembre de 2016. Este servicio, que promete envíos de paquetes pequeños en 30 minutos, solo está disponible en dos localizaciones de Estados Unidos, y el próximo año se ampliará a una tercera ciudad estadounidense y a dos países europeos: Reino Unidos e Italia.

   La elección del lugar para su puesta en marcha responde a “una combinación entre dónde puede volar mejor el dron, dónde puede operar mejor y dónde hay clientes interesados”, ha explicado el director de Ciencia, Ingeniería y Tecnología de Prime Air, Jason Patrao, en el marco de 'Delivering the Future'.

   Patrao ha detallado que en Estados Unidos tienen ya más de 2.000 clientes registrados en el servicio, y un número de drones “suficiente” para servir sus compras. Por el momento se limita a entregas en casas con jardín, aunque la idea es extenderlo próximamente a edificios de viviendas con un espacio amplio o jardín exterior -no terrazas ni tejados-.

   Actualmente, Pime Air emplea el dron MK27, pero las nuevas aperturas se beneficiarán del modelo más reciente, MK30, que realiza un despegue y un aterrizaje en vertical y utiliza un sistema de sensores y visión computacional con aprendizaje automático para identificar nuevos obstáculos sobre la marcha sin tener que conocer el entorno con anterioridad.

   Por tierra, la marca de Amazon se mueve entre las calles con bici eléctrica y remolque --una modalidad presente en Japón-- y una motocicleta eléctrica cubierta, que recuerda a una pequeña furgoneta. En España se pueden ver los carros de reparto de Mooevo, diseñados para el centro de las ciudades.

   La joya de la corona, no obstante, son las furgonetas eléctricas Rivian. Los primeros vehículos se pusieron en funcionamiento en 2022 y actualmente están en circulación más de 10.000 en Estados Unidos, y unos 300 en Alemania, aunque la intención de Amazon es alcanzar las 100.000 en el año 2030.

   Las Rivian se han diseñado desde cero pensando en “la seguridad, la sostenibilidad y la comodidad del repartidos en mente”, según Amazon. Tienen un peso de 2,5 toneladas, lo que dificulta su adopción en países como España, donde el carnet que permite conducir furgonetas no es el adecuado dado el peso de este vehículo.

   Por otra parte, con un nuevo sistema automatizado de revisión denominado AVI, los vehículos de reparto se analizan para detectar y notificar deficiencias, como defectos en los neumáticos o elementos deformados en la carrocería, antes de que se conviertan en un problema durante la conducción.

   Esta tecnología, que se materializa en una especie de túnel por el que cruza el vehículo, realiza un escáner en segundos, identifica los problemas y los clasifica según su gravedad. Actualmente está en uso en Estados Unidos, Canadá, Alemania y Reino Unido en colaboración con la empresa tecnológica UVeye.

Esta apuesta por los vehículos eléctricos y los métodos de entrega alternativos responde al objetivo de la compañía de alcanzar las cero emisiones netas de carbono para 2040.