China utiliza drones con forma de paloma para vigilar la población de varias regiones del país

Actualizado 25/06/2018 15:06:51 CET
Palomas
CC/PIXABAY 

   MADRID, 25 Jun. (EDIZIONES/Portaltic) -

   China usa desde hace varios años drones con forma de pájaro para vigilar a la población de distintas regiones del país, como parte del programa Dove de pájaros espías, que ha desarrollado drones con aspecto de paloma que imitan el 90% de los movimientos de estos animales y que pueden pasar inadvertidos para los humanos.

   A través del programa de pájaros espías, con el nombre en clave 'Dove', China ha desarrollado pájaros robóticos que son utilizados por la policía para vigilar al menos cinco regiones distintas del país, y entre cuyos fines se encuentra el control de la población musulmana de Sinkiang.

El medio South China Morning Post ha informado del desarrollo de este proyecto, dirigido por el profesor de la Universidad Politécnica Noroccidental de Xian Song Bifeng, y ha confirmado su uso en la actualidad a través de la investigadora Yang Wenqing.

   Estos drones paloma imitan el 90% de los movimientos característicos del animal, incluyendo su aleteo en el aire, para lo que cuentan con un par de cigüeñales que rotan movidos por un motor eléctrico, mientras que las alas pueden deformarse un poco mientras se mueven, para generar impulso y estabilidad. Estos dispositivos pueden pasar desapercibidos a los humanos desde el suelo.

   Cada paloma robótica pesa 200 gramos, tiene una envergadura de 50 centímetros y pueden volar a velocidades de hasta 40 km/h durante un máximo de treinta minutos. Además, cuenta con una cámara de alta definición que mantiene las imágenes estables gracias a un software especial, e integra antena GPS, sistema de control de vuelo y conexión de datos con capacidad de conexión a satélite.

   Como explica el medio citado, según fuentes de un investigadores que ha preferido no revelar su nombre, sus desarrolladores quieren crear en un futuro una segunda generación de pájaros robóticos que pasen desapercibidos incluso para los radares. Antes de poner a trabajar al actual modelo, los investigadores realizaron cerca de dos mil vuelos de prueba.

Estos pájaros se enfrentan a la investigación para el desarrollo de sistemas que detecten drones que vuelen a baja altura, dado que peligro que pueden suponer para los sistemas de detección convencionales. Entre las nuevas formas de rastrear estos pequeños objetivos, destaca el radar holográfico capaz de producir imágenes tridimensionales. No obstante, nada asegura que estos radares sean capaces de identificar los drones-pájaro.

   A pesar del avance tecnológico que supone el proyecto Dove, los drones todavía han de mejorar. Por su parte, el profesor Song espera que la próxima generación de pájaros robóticos sea capaz de volar en formaciones complejas y tomar decisiones independientes en el aire gracias a los avances en inteligencia artificial.

   China ya había investigado en materia de pájaros robóticos previamente, con la creación de Tian Ying en 2012, un pájaro robótico del tamaño de un águila, y con del desarrollo en curso de otro robot de gran envergadura por parte del Instituto de Tecnología Harbin, que podrá operar en el aire de las altas mesetas. En Estados Unidos y Alemania también se ha investigado este ámbito de la robótica, según indica el medio citado.

Para leer más