Actualizado 08/01/2015 19:22 CET

Nace Intel Curie, un chip del tamaño de un botón para crear 'wereables'

MADRID, 8 Ene. (Portaltic) -

   Dispositivos wereables. Un término hasta ahora poco extendido y que cada vez será más habitual en nuestras conversaciones. Se trata de aparatos electrónicos que se incorporan en alguna parte de nuestro cuerpo interactuando con nosotros mismos y con otros dispositivos con la finalidad de realizar alguna función específica. Algunos ejemplos son los relojes inteligentes, las zapatillas de deportes con GPS, gafas de realidad aumentada o las pulseras que monitorizan nuestro estado de salud.

   Una de las principales novedades de Intel en el CES de Las Vegas ha sido la presentación por parte del presidente ejecutivo de la compañía, Brian Krzanich, de Curie, un chip del tamaño de un botón que incluye procesador, radio de baja energía Bluetooth, sensores entre los que se incluye un giroscopio de seis ejes y un acelerómetro y un motor dedicado a determinar distintas actividades deportivas. Equipado con una pequeña batería, está diseñado para potenciar varios dispositivos.

   Este chip está diseñado para funcionar con baterías convencionales o recargables integradas. Tiene una arquitectura de 32 bits, con 384 kB de memoria flash y 80kB de SRAM. Curie incorpora, además, Viper. Un software de código abierto que traduce las informaciones que llegan a sus sensores a un lenguaje comprensible fácilmente por las diferentes aplicaciones instaladas. Según palabras de Krzanich en la presentación del chip esperan tenerlo listo en la segunda mitad de 2015.

   La industria de la tecnología vestible es incipiente y poco desarrollada pero cada vez las compañías tecnológicas invierten más en este campo. Su futuro nos dibuja introducir la tecnología en pulseras, camisetas, anillos, bolsos o algo tan inimaginable como una peluca. Las gafas y relojes son por ahora los wereables más vendidos. De hecho, Intel también anunció un acuerdo con la compañía de gafas Oakley, que se suma al gran grupo de marcas de moda con las que ya colaboran.

   Curie va a permitir a muchas de las compañías que a día de hoy no tienen las herramientas disponibles para desarrollar el hardware necesario para comercializar dispositivos wereables puedan entrar de lleno en este negocio, lo cual a buen seguro supondrá un empujón para hacer que estos aparatos sean cada vez más populares entre sus clientes.