Pocophone F1 no escatima en prestaciones y ofrece calidad y rendimiento a un precio más que asequible

Actualizado 08/10/2018 14:32:51 CET
Pocophone F1
POCOPHONE/XIAOMI

   MADRID, 7 Oct. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Pocophone, una marca de reciente creación dentro de Xiaomi, se dio a conocer en agosto con la promesa de ofrecer "teléfonos inteligentes potentes con la tecnología que de verdad importa" y de trabajar por "derribar" la tendencia actual de precios que superan los mil dólares.

   Esta promesa se traduce en un dispositivo con la última tecnología capaz de competir con los modelos de gamas altas a un precio asequible, que la compañía presentó a finales de agosto, con el nombre de Pocophone F1.

    ¿Cumple lo que promete? En Portaltic hemos tenido la oportunidad de probar Pocophone F1, y ya de entrada podemos decir que es un terminal robusto, con características presentes en las gamas altas a un precio de gama media, que parte de los 330 euros.

QUÉ TIENE POCOPHONE F1

   Pocophone F1 tiene, como ya hemos mencionado, características propias de gamas altas, empezando por el procesador Snapdragon 845 de Qualcomm y la GPU Adreno 630, con una configuración de 6GB de memoria RAM y 64GB de almacenamiento interno --la más básica, porque el dispositivo está disponible en España también con una capacidad de 128GB--.

   Esta configuración recuerda a la que presentan Xiaomi Mi Mix 2s, Samsung Galaxy S9 Plus, Huawei P20 Pro --con el procesador de la casa Kirin 970--, por citar algunos ejemplos de la competencia. Un poco por debajo quedan Xperia XZ3 de Sony, con 4GB de RAM y 64GB de capacidad, y los iPhone XS y XR, que están por debajo con la RAM, aunque ofrecen algo más de capacidad, según el modelo.

   La batería de Pocophone F1 es de 4.000mAh, bastante destacada y que permite aguantar con soltura una jornada, y que se desmarca un poco de lo visto en móviles de prestaciones similares. Lo habitual es encontrar una batería de entre 3.000 y 3.500mAh en las gamas más altas --Huawei P20 Pro también integra una batería de 4.000mAh--. Algunos de terminales de gama media de Xiaomi integran, incluso, baterías de mayor capacidad, como el

    Si nos centramos en la pantalla, Pocophone F1 presenta un tamaño más bien grande, 6,18 pulgadas de diagonal, un poco más que la pantalla de Mi Mix 2S (5,99 pulgadas), Huawei P20 (5,8), iPhone XS (5,8), Sony Xperia XZ3 (6 pulgadas) y Samsung Galaxy S9 (5,8), pero similar a la de Galaxy S9 Plus (6,2 pulgadas), iPhone XR (6,1), LG G7 ThinQ (6,1) y el Huawei P20 Pro (6,1). Algo mayor es la pantalla de iPhone XS Max (6,5 pulgadas).

   La cámara es uno de los elementos que las marcas más han potenciado en los últimos años. En el caso de Pocophone F1, cuenta con una cámara principal dual con una configuración de 12megapíxeles --con un tamaño de píxel de 1,4 micrómetros, autoenfoque dual píxel y apertura focal f1,9-- y 5 megapíxeles --1,12 micrómetros de píxel y f2,1-- y una cámara frontal de 20 megapíxeles, con autoenfoque dual píxel y flash de tono único.

   En las cámaras también presenta la introducción de funciones de inteligencia artificial, que detecta hasta 25 categorías de objetos y hasta 206 escenas diferentes para optimizar el disparo y sacar la mejor fotografía. Esta función está presente, con más o menos escenas y objetos detectados, en otros terminales como LG G7 ThinQ o el Samsung Galaxy Note 9.

    Cabe mencionar que Pocophone F1 tiene un puerto jack 3,5mm para los auriculares, un elemento del que han empezado a prescindir marcas como Apple o Sony para apostar por los auriculares de tipo inalámbrico.

   También tiene sensor de huella para desbloquear el terminal, y funciona con el sistema operativo Android 8.1 y la capa de personalización MIUI para POCO (versión 9), aunque se puede actualizar a Android 9.

EN QUÉ SE DIFERENCIA

    Lo primero que llama la atención de Pocophone F1 es su diseño. No rompe con lo visto en otros terminales, de hecho mantiene las líneas de los dispositivos de Xiaomi, y se arrima a la tendencia del 'notch', las pantallas con formatos alargados y estrechos, y los bordes minúsculos.

    Difiere, eso sí, en el material con el que está fabricado, pues Pocophone ha optado por el policarbonato para su primer 'smartphone', mientras que la competencia prefiere acabados en cristal o materiales cerámicos y de aluminio para sus teléfonos móviles. En la parte posterior, además, presenta una forma curvada, para un agarre ergonómico que, siendo sinceros, se agradece.

   Una cosa que nos ha llamado la atención es que nada más cogerlo, Pocophone F1 se nota ligeramente más pesado que otros dispositivos (182 gramos), pese a que tiene un peso muy similar al de Samsung Galaxy S9 Plus (189 gramos), e inferior al de Xperia XZ3 (193 gramos) o iPhone Xs Max (208 gramos). Por debajo está el LG G7 ThinQ, con 162 gramos.

   Quizá sea solo una impresión, a juzgar por el material y el diseño, con su parte trasera curvada, porque, en realidad, tiene un peso dentro de lo visto en otros dispositivos, o incluso menor.

A MODO DE CONCLUSIÓN

   Pocophone F1 presenta un rendimiento muy bueno y fluido, tanto en un uso normal como si nos pasamos de hora con vídeos o juegos, y se agradece aguantar el día sin tener que estar pendiente de la batería en todo momento --aunque influye el tipo de uso, tiene una autonomía más que aceptable--.

   Las cámaras hacen fotografías y vídeos muy buenos. Quizá no esté a la altura del Note 9 o del Pixel 2 XL, pero además del tipo de sensor, el tamaño del píxel o la apertura focal entre otras características, también hay que tener en cuenta el 'software' con el que las compañías complementan la parte física. Pocophone F1 no tiene mal software, al contrario, pero su enfoque está más dirigido al rendimiento y la velocidad.

   Podemos decir que Pocophone es el nuevo jugador de la partida y ha llegado a la arena con un producto consistente a un precio muy competitivo para lo que ofrece. Por ponerle un 'pero', se puede mencionar la parte emocional que suele acompañar a las marcas puede ser lo que lo haga quedar más rezagado. A su favor tiene el respaldo de Xiaomi y la estrategia de muchas marcas chinas que se han hecho un hueco a partir del 'boca a boca' y de la experiencia que ofrecen.