Actualizado 24/11/2015 12:02 CET

Esta historia es como Venganza de Liam Neeson, pero con 'trolls' de Internet

   MADRID, 24 Nov. (Portaltic) -

   Los comentarios en una noticia en el Freeport Journal Standard desataron la rabia de Bill Hadley, un político republicano de Illinois. Un artículo el 28 de diciembre de 2011 detallaba la candidatura de Hadley para un puesto vacante en el consejo del Condado de Stephenson (Illinois). Más abajo, un comentario le acusaba de ser un pederasta. Hadley decidió encontrar al autor fuese como fuese. Encontraría a Fuboy. Le ha llevado cuatro años y le ha costado 35.000 dólares.

   El particular 'troll' de este político escribió: “Hadley es un Sandusky al que pueden pillar en cualquier momento”. Lo había escrito alguien bajo el nickname 'Fuboy'. “Mira la vista que tiene de la escuela Empire desde su puerta, añadió. Jerry Sandusky es un entrenador de fútbol americano condenado por abuso sexual infantil.

   Hadley presentó una denuncia por difamación donde exigía, por lo menos, 50.000 dólares por daños y perjuicios. Fuboy debía ser alguien que viviese allí, en su misma ciudad, en el Condado de Stephenson (Illinois), porque solo alguien que viviese allí podría saber que Hadley vivía frente a la escuela. Pero quedaban 37.000 sospechosos, explica The Verge.

   El Freeport Journal Standard tenía las direcciones de IP de sus comentaristas registradas pero se negó a hacer pública o a otorgar a Hadley estas informaciones. Exigían una orden juicial. Una orden que tardó meses y en marzo de 2012 ya pudo conocerse la IP del comentarista anónimo. Fuboy pertenecía a Comcast y la búsqueda volvía a empezar: ya que consideraba que el comentario difamaba, había que encontrar al 'culpable'. Así, Hadley volvió a pedir el nombre y la dirección asociada a esa cuenta, petición que fue apelada en la Corte Suprema de Illinois.

   La burocracia no acababa para que Bill Hadley encontrase a Fuboy pero no tenía intención de rendirse y seguía luchando por desenmascarar a Fuboy cuando, posiblemente, todos ya hubiesen olvidado aquel comentario. Finalmente lo consiguió. Hadley gastó 35.000 dólares en honorarios para abogados que consiguieron que Comcast diese el nombre del supuesto culpable. Su nombre era Frank Cook, un fiscal estatal del Condado de Stephenson. Tras conocerse, Cook renunció al cargo pero defiende su inocencia.

   A Hadley le costó 35.000 dólares y cuatro años encontrar a aquel que le había acusado de pederastia de forma gratuita en Internet. Pero Hadley lo consiguió: Hadley hizo justicia.