Actualizado 11/12/2015 09:19 CET

Netflix dice que Movistar es la que peor conexión ofrece y la operadora se defiende

   MADRID, 11 Dic. (Portaltic) -

   Netflix publicará el lunes 14 de diciembre por primera vez (tras el primer mes de funcionamiento) su índice de rendimiento de los proveedores de Internet en España. Según sus datos, a los que ha tenido acceso Portaltic, Movistar es el proveedor de Internet que peor velocidad ofrece de España y ocupa el puesto 113 de un ranking de 115 operadores a nivel europeo. Netflix atribuye toda la responsabilidad a la operadora, si bien en otros países ocurrían casos similares y fue Netflix la que tuvo que tomar medidas para mejorar el rendimiento.

   Desde la compañía estadounidense, proveedora de series y películas a través de Internet mediante 'streaming', reconocen que este no es un test de velocidad completo del servicio que ofrecen los operadores. Son sus datos. Sin embargo, indican que el rendimiento que refleja su plataforma es un reflejo de que "no hay transparencia desde los operadores" en cuanto a la velocidad real que ofrecen al consumidor con el rendimiento de servicios de contenidos online.

   "Pensamos que somos uno de los proveedores más populares y tenemos mucha información sobre el rendimiento y podemos compartir esos datos porque son útiles para los cliente", señala un portavoz de Netflix a Portaltic. "Si -los operadores- son buenos ofreciendo Netflix, deberían serlo para otros servicios".

   De esta forma, lo que ofrece Netflix con su índice es, supuestamente, la velocidad media que experimentan los clientes de distintas operadoras a la hora de utilizar su servicio en las horas de máxima audiencia. El resultado en España es que "los pequeños operadores están arriba en la lista y los grandes se encuentran por debajo de lo que cabría esperar". Según sus datos, Telecable es la primera en el ranking, con una velocidad media en el servicio de 4,15Mbps, seguida de Euskaltel (4,14), R (3,97), ONO - Vodafone (3,85), Jazztel (3,85), Orange (3,72) y Telefónica Movistar (2,15).

   A grandes rasgos, según la compañía estadounidense, a la velocidad de los operadores a la hora de ofrecer Netflix depende de la saturación propia de la red de la operadora y de si aprovechan de alguna forma los sistemas que ofrece la el proveedor de contenidos para mejorar su rendimiento: utilizar servidores que entrega Netflix de forma gratuita para un uso local (y así no tener que acceder a los de Estados Unidos, con el perjucio que ello puede conllevar) o conectarse directamente a su red mediante lo que se conoce como 'peering'.

   Telefónica, por su parte, se defiende de las acusaciones de Netflix y asegura que "cumple con las recomendaciones y reglamentaciones de interconexión que dictan las autoridades y los reguladores, y que aseguran la interconexión de sus redes y las de otros proveedores de contenidos con la mejor calidad de servicio. Este modelo es el que Telefónica y el resto de operadores en todo el mundo lleva practicando desde hace años con otros emisores de contenidos".

   Por otra parte, Telefónica se ha comprometido con el regulador español a mantener capacidad excedente de interconexión con al menos tres redes locales independientes, número que permite a cualquier proveedor de contenido y a Netflix elegir libremente un camino para llegar a los clientes finales sin problemas de calidad, bien mediante una interconexión directa a Telefónica, bien - de no ser posible un acuerdo directo - a través de una de estas redes locales. Este modelo es, de hecho, el que Telefónica ya practica con otros proveedores de contenido.

   Es decir, que Netfix y Movistar aseguran que están ofreciendo las mejores condiciones para que el servicio llegue con la mejor calidad y que solucionar el problema es responsabilidad del otro. Una cuestión similar vivió Netflix en Estados Unidos con otros operadores: Comcast y Verizon. Allí, los reguladores estadounidenses, gracias a un informe del MIT, fallaron que el proveedor de contenidos Netflix era el que pagar para establecer una conexión directa con los operadores y garantizar, así, el funcionamiento óptimo del servicio. Y eso fue lo que ocurrió.

   En este sentido, Verizon declaró al respecto tras firmar un acuerdo con Netflix (vía Sabemos): "Netflix es responsable de utilizar conexiones que puedan mover su volumen de tráfico o de alcanzar acuerdos con sus proveedores para conseguir flujos de tráfico equilibrados. Como hemos dicho siempre, estamos acostumbrados a negociar acuerdos comerciales razonables con proveedores de tráfico o de contenidos para garantizar un nivel de capacidad que se ajuste a su volumen de tráfico. Estos acuerdos han sido una práctica común para las redes de distribución de contenidos en el ecosistema de Internet durante muchos años, y Netflix es totalmente capaz de dar los pasos necesarios y habituales para garantizar que sus conexiones coincidan con sus volúmenes de tráfico".

   ¿Qué ocurrirá en España? Parece que Netflix y Movistar están lejos de llegar a un acuerdo. Seguramente la última palabra la tendrán los reguladores españoles.