Actualizado 10/05/2013 14:11

Orange invertirá 1.100 millones en el despliegue de su 4G, que comenzará el 8 de julio

Tienda Orange en Bilbao
EUROPA PRESS/ORANGE-FTGROUP

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

Orange invertirá un total 1.100 millones de euros en España en el despliegue de redes de cuarta generación móvil (4G), que permitirá a los usuarios navegar a velocidades hasta 10 veces superiores a las actuales en redes móviles, y lanzará su oferta comercial a partir del 8 de julio en seis ciudades españolas, antes que su rival Yoigo, que ha anunciado su servicio comercial de LTE a partir del 18 de julio.

La firma ha precisado que los 1.100 millones de euros comprende las inversiones realizadas para la modernización de la red de acceso y transmisión de 400 millones de euros y las inversiones específicas en la tecnología 4G por 700 millones de euros, incluyendo la adquisición de espectro de 800 MHz y 2.600 MHz.

La compañía, que empezará utilizando sus frecuencias en las bandas de 1.800 MHz y 2.600 MHz, hará uso más adelante del espectro en 800 MHz aprovechando el adelanto en la liberalización del llamado 'dividendo digital', frecuencias que dejarán libre las televisiones para servicios de comunicaciones móviles, previsto por el Ministerio de Industria para el 1 de enero de 2014.

Con Orange y Yoigo, que comenzará su oferta comercial de LTE a partir del 18 de julio en la Comunidad de Madrid, ya son dos las operadoras que han anunciado su intención de ofrecer este servicios en las frecuencias de 2.600 MHz y 1.800 MHz. Por su parte, Movistar y Vodafone parecen estar dispuestas a esperar a que este disponible las frecuencias de 800 MHz (dividendo digital) para el despliegue de sus servicios de 4G.

De momento, Orange no ha adelantado los planes de precios que acompañarán estos servicios de 4G, ni qué dispositivos, ni con que precios, contará, limitándose a señalar que para este lanzamiento dispondrá de smartphones, tabletas y otros dispositivos 4G de los principales fabricantes del mercado como LG, Sony, HTC, Huawei y Samsung.

15 CIUDADES ANTES DE FINALES DE AÑO

De acuerdo con los planes de la operadora, las primeras ciudades en las que ofrecerá estos servicios serán Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga y Murcia y, antes de final de año, sumará nueve ciudades más con cobertura 4G hasta completar un total de 15 ciudades, que son Zaragoza, Bilbao, La Coruña, Palma de Mallorca, Las Palmas, Alicante, Córdoba, Valladolid, Vigo y las seis antes mencionadas.

En 2014, la compañía continuará con el despliegue 4G, con el fin de cubrir todas las capitales de provincia españolas.

El consejero delegado de Orange España, Jean-Marc Vignolles, ha indicado que con la comercialización de los nuevos servicios 4G en España en julio de este año, confirma su apuesta por la innovación y la inversión en el despliegue de infraestructuras de súper banda ancha en España.

"La inversión que hemos realizado en los últimos años para renovar nuestra red nos sitúa en una inmejorable posición para liderar esta tecnología en España y contribuir al desarrollo de la Sociedad de la Información", ha añadido.

REUNIÓN CON SORIA

La compañía comunicó ayer sus planes de inversión al Ministerio de Industria en un encuentro entre el secretario general de France Telecom, Pierre Louette, y el consejero delegado de Orange España, Jean Marc Vignolles, con el ministro José Manuel Soria.

Además, los directivos informaron a Soria del desarrollo de su proyecto de despliegue de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) en España, dentro del marco de su acuerdo con Vodafone para desarrollar, de forma complementaria y coordinada, una red FTTH que llegará a 6 millones de hogares en más de 50 ciudades durante los próximos 4 años y medio.

Desde el Ministerio han recordado las reformas puestas en marcha para adelantar la implantación de la tecnología 4G, que situaba su fecha de llegada en enero de 2015.

La tecnología 4G tiene un impacto muy favorable sobre la economía española, de más de 12.000 millones de euros en los próximos años, lo que equivale a alrededor del 1 por ciento del PIB. En el ámbito europeo, el impacto se ha estimado en 150.000 millones de euros, ha añadido el Ministerio.