Actualizado 30/07/2016 15:59 CET

Que el verano no estropee tu negocio: la nube puede ser la mejor solución

Cloud
FLICKR/FUTUNDBEIDL/CC

   MADRID, X (EDIZIONES/Portaltic)

   Aunque las carreteras están más vacías y en las empresas hay más sillas desocupadas durante el mes de agosto, la continuidad de los procesos de negocio debe estar al mismo nivel que el resto del año. Con una buena planificación de las necesidades y recursos se puede obtener un ahorro de hasta un 15% en el periodo estival gracias a la tarificación por recursos consumidos del modelo cloud.

   Los datos, recogidos por acens, proveedor de servicios de Cloud Hosting para el mercado empresarial, muestran que la nube es una solución para el verano. El acceso remoto a servidores corporativos desde destinos de playa, la incorporación de personal en prácticas, la relajación en los protocolos habituales de seguridad o la prueba y reajuste de cosas que no han funcionado bien durante el año son algunas de las pautas que se modifican durante el verano. Sin embargo, la infraestructura cloud debe garantizar la continuidad de negocio, acens desvela cinco claves para sacar el máximo provecho a la nube durante las vacaciones.

   1) Realiza copias de seguridad. El calor puede hacer que el portátil deje de funcionar o que se pierda el móvil en el hotel o aeropuerto. La nube supone un ahorro de costes al facturarse el servicio en cada momento según los datos almacenados, sin sobrecostes por exceso o defecto de capacidad. Además, gracias a la ubicuidad de la nube podrás acceder de forma remota a los datos que necesites sin comprometer la seguridad de la compañía.

2) Asegura la continuidad de servicio. Cortes de luz por la alta demanda de aire acondicionado, inundaciones por la gota fría, robos por vacaciones o fallos en los sistemas por el exceso de calor. El verano trae nuevos riesgos que no deberían pasar factura al servicio de tu aplicación o web en la nube. Los data centers están concebidos para superar cualquier problema de corte de luz, exceso de calor, backup inmediato en caso de caída de un servidor.

3) Veranea tranquilo, pero sigue vendiendo. La nube no cierra por vacaciones. De hecho, en muchos casos aumenta su uso: se suben y comparten fotos, aumenta el visionado de vídeos, se descargan apps y se sigue comprando online especialmente desde el móvil, por lo que interesa tener adaptada tu tienda virtual al entorno móvil.

   4) No tengas miedo a teletrabajar. Aunque en verano la mayoría de la gente desconecta lo cierto es que no dejas de echar un ojo al correo. Cada vez es más habitual tener que resolver algún asunto pendiente o tener que solucionar algún imprevisto desde la playa. Gracias a la nube y a las aplicaciones SaaS es posible arreglar cualquier problema de forma remota sin tener que volver a la oficina.

5) Usa la nube en tu viaje. Es posible que no requieras soluciones complejas pero seguramente sí necesites la nube para descargarte una app de traducción de idiomas, de mapas y planificación de viajes

   La nube no se toma vacaciones en verano. Gracias a la infraestructura cloud y las aplicaciones SaaS es posible arreglar cualquier problema de forma remota sin tener que volver físicamente a la oficina y disfrutar de las vacaciones sabiendo que el negocio sigue estando operativo