Cómo Snapchat puede noquear a Facebook

Snapchat
SNAPCHAT
Publicado 06/05/2016 8:59:42CET

   MADRID, 6 May. (EDIZIONES/Portaltic) -

Snapchat vs Facebook o cómo el vídeo se ha convertido en el principal reclamo de los usuarios en las redes sociales. Ambas herramientas, aunque partieron de un concepto diferente en sus inicios, parecen haber convergido hacia una misma meta -una de las tantas que deben de tener en su sala de máquinas-, y esa no es otra que convencer al mundo de que son la mejor plataforma móvil para subir sus vídeos.

   CIFRAS QUE QUITAN EL SENTIDO

   Snapchat está viendo cómo el número de visualizaciones de sus vídeos crece a un ritmo vertiginoso. Registra todos los días más de 10.000 millones de reproducciones. Vuelvan a leerse esta cifra, porque es asombrosa, teniendo en cuenta que solo cuenta con 100 millones de Snapchatters -así llaman a sus usuarios- activos.

   Y decimos 'solo' porque esos 100 millones se quedan muy lejos de los más de mil millones de usuarios de YouTube o de los apabullantes 1.650 millones de usuarios activos mensuales de Facebook. Sin embargo, la red social de Mark Zuckerberg necesita 1.040 millones de usuarios para lograr sus 8.000 millones de reproducciones de vídeo, las mismas visualizaciones que se estima que también tiene YouTube -sin cifras oficiales-.

   Con todo, hay que tener en cuenta un pequeño, pero importante matiz: cuándo se considera un vídeo como “visto”. Snapchat lo hace en el mismo momento en el que un usuario pincha en el vídeo para reproducirlo, mientras que para Facebook debe transcurrir un mínimo de tres segundos y para YouTube, al menos, 30 segundos.

   SUBIENDO Y SIN FRENO

   Sondeado el panorama, todo hace pensar que la guerra del vídeo ya no solo es cosa de dos. Hace un año, el tráfico de visualizaciones de Snapchat suponía menos de la mitad del que tiene hoy en día: alrededor de 4.000 millones de reproducciones, número que aumentó hasta los 6.000 millones en noviembre, hasta los 8.000 millones en febrero de 2016 y hasta los 10.000 solo dos meses más tarde, según recoge Bloomberg.

   Y, aun así, la capacidad para engullir vídeos, especialmente entre la audiencia de 18 a 24 años, no parece que haya llegado, ni de lejos, a su límite. La aplicación todavía no dispone de versión web, una potencial circunstancia que podría disparar, más, las cifras de reproducción de vídeo.

   Hoy en día, los Snapchatters gastan una media de entre 25 y 30 minutos al día en la aplicación. Tiempo en el que no solo se consume vídeo, sino en el que también se crea y retransmite. La primera pantalla de la app es una cámara, que obliga al usuario a compartir lo que está viendo o haciendo. Este puede decidir si envía su 'snap' (fotografía o vídeo) directamente a sus amigos para después del visionado desaparecer, o bien si lo publica en sus Historias, donde los 'snaps' aparecen en orden cronológico.

AMPLIANDO CAMPO DE VISIÓN

   Snapchat tiene por delante un amplio margen de maniobra. Los rumores apuntan a que podría estar trabajando en la posibilidad de ofrecer nuevos servicios como notas de voz y llamadas de audio y vídeo, entrando a competir -creando nuevos 'enemigos'- con WhatsApp, Skype o Hangouts.

   También su audiencia tiene espacio para crecer. Más del 60 por ciento de los usuarios de teléfonos inteligentes en Estados Unidos con edades entre los 13 y los 34 años utilizan la aplicación. Y entre los adolescentes Snapchat supera al resto de comunicación social, como Facebook, Twitter e Instagram.

   Precisamente, como un modo de llegar a estas franjas de edades, empresas e instituciones tradicionales no han pasado por alto el éxito de Snapchat. La Casa Blanca, por ejemplo, ya tiene su propia cuenta, y medios como CNN y Buzzfeed han llegado a un acuerdo con la compañía para colgar en la app sus vídeos cortos.

   FACEBOOK LIVE, TAMBIÉN EN LA ARENA

   Aunque el vídeo ha sido una prioridad para Facebook desde 2013, su verdadero estandarte y gran apuesta es Facebook Live, todavía en pañales, pero con grandes perspectivas de futuro. Con esta herramienta, los usuarios pueden comentar un vídeo en directo, como lo harían con un mensaje normal, pero pudiendo obtener la respuesta del autor del vídeo en tiempo real.

   Las emisiones en directo pueden durar hasta 90 minutos. Estos vídeos aparecerán en el News Feed del usuario mientras están siendo retransmitidos, pudiendo el emisor hacerlos públicos o restringirlos a sus contactos. Una vez que la emisión haya finalizado, los clips también se podrán guardar y publicar en el perfil. De nuevo, es decisión del usuario el mantenerlos ocultos o bien eliminarlos.

   ¿QUÉ TENDRÁ EL VÍDEO?

   ¿Qué tendrá el vídeo que tiene tantos pretendientes? Pregunta retórica, por supuesto. El vídeo tiene detrás usuarios; es decir, números de visitas; es decir, crecimiento; es decir, rentabilidad económica.

   Si encima, no solo se trata de reproducir -al estilo del tradicional YouTube-, sino también de interactuar con el resto de usuarios, entonces las matemáticas están servidas. Snapchat es un buen ejemplo de ello, pero no se aleja demasiado de ese camino Periscope, que también suma y sigue.

   La aplicación propiedad de Twitter ha superado ya los 10 millones de usuarios y cuenta con cerca de 2 millones de usuarios activos al día, mientras que el tiempo de visionado diario equivale a 40 años, según los últimos datos de la compañía.

   ¿Oyen eso? Son las espadas en el campo de batalla de la guerra del vídeo. Continuará...

Para leer más