25 de febrero de 2020
 
Actualizado 27/01/2012 9:30:04 CET

Uno de cada 4 ordenadores conectados a Internet podría formar parte de una 'botnet'

MADRID, 27 Ene. (Portaltic/EP) -

   Las 'botnets' o redes de ordenadores zombise consolidarán en 2012. Un estudio asegura que uno de cada cuatro ordenadores conectados a Internet en todo el mundo podría formar parte de una de estas redes. Los cibercriminales utilizan las 'botnets' para controlar ordenadores ajenos y utilizarlos en sus delitos.

   El peligro potencial de una 'botnet' es muy elevado ya que los ciberdelincuentes coordinan los equipos para lanzar ataques simultáneos contra un objetivo común. Gracias a estas redes de ordenadores zombi, los cibercriminales reúnen el potencial de miles de equipos para sus actividades, lo que dota su control de una peligrosidad considerable. Empresas como Microsoft luchan para desactivar este tipo de redes, que en ocasiones llegan a controlar miles de equipos.

   La compañía de seguridad Check Point ha publicado un informe en el que asegura que estas peligrosas redes de ordenadores zombi se convertirán en una práctica consolidada en 2012. Después de una década de existencia, se espera que las 'botnets' aumenten en este año.

   Según los datos aportados por esta compañía, uno de cada cuatro ordenadores conectados a Internet en todo el planeta podría formar parte de una de estas redes. El elevado número de equipos que implica ese cálculo permite entender la gravedad de este tipo de redes de ordenadores controlados.

   "Hasta hace poco tiempo, los cibercriminales utilizaban sus propios ordenadores para cometer sus delitos", ha explicado el director general de Ckeck Point Iberia, Mario García. "Pero ahora, pueden adueñarse de cientos, incluso miles de ordenadores ajenos, a los que controlan remotamente, enviándoles órdenes para que sean ellos los que cometan sus fechorías, y todo ello sin que sus dueños se enteren", ha añadido.

   La utilización de esta técnica para cometer los delitos supone "una nueva era para el cibercrimen, ya que se combina una capacidad de propagación extraordinaria con un potencial de daño sin precedentes". Desde Check Point han destacado que el año pasado, por ejemplo, la botnet TDL infectó a más de 4,5 millones de ordenadores y aproximadamente 100.000 direcciones por día, que se convirtieron automáticamente en herramientas para el cibercrimen.

   A parte del peligro de las actividades que se puedan realizar con estas 'botnets', los costes de sus ataques contra empresas y organizaciones pueden ser millonarios. Sin embargo, la magnitud de su daño contrasta con lo fácil y económica que resulta su adquisición, al alcance de cualquier usuario a través de Internet.

   "Actualmente, cualquiera puede adquirir por Internet las herramientas necesarias para crear su propia 'botnet', por menos de 500 dólares (379,9 euros), como si se tratase de un 'kit de herramientas' para realizar tareas de programación o diseño", ha denunciado Mario García.