Actualizado 27/10/2014 12:49 CET

Apple Pay no convence a comerciantes, que le dan la espalda

MADRID, 27 Oct. (Portaltic) -

   Un número significativo de comerciantes, incluyendo pesos pesados como Wal-Mart, Kmart, 7-Eleven y Best Buy, quieren competir con el nuevo sistema de pago móvil de Apple, Apple Pay, lanzando su proprio sistema. Los minoristas, a través de una empresa conjunta creada en 2012, están construyendo su propia aplicación de pago móvil, llamada CurrentC, que saldría el próximo año. Mientras tanto, los comerciantes no tienen intención de apoyar a Apple Pay y han deshabilitado los lectores NFC para impedir su entrada.

   Tras el anuncio de Apple el mes pasado, tanto Wal-Mart y Best Buy confirmaron a The Wall Street Journal que los clientes no podrían utilizar el sistema en sus tiendas. A principios de esta semana, un memorando interno filtrado de Rite Aid reveló que la cadena de farmacias deshabilitó sus lectores NFC, impidiendo así el acceso a Apple Pay (y a otros sistemas, como Google Wallet y SoftCard, que también dependen de esta tecnología). Una fuente autorizada confirmó la noticia a iMore.

   El último en hacer lo mismo ha sido CVS, según informa The Verge. Ambas empresas apoyan el lanzamiento de CurrentC, dejando entrever que la lucha por el control del mercado de pago a través de dispositivos móviles está abriendo una brecha entre los comerciantes y los bancos.

   Los bancos y compañías de tarjetas de crédito han apoyado con entusiasmo el sistema de Apple, viéndolo como una forma para aumentar el número de personas que hacen compras con sus tarjetas de crédito. Sin embargo, Apple ha tenido problemas para convencer a los comerciantes. En el sitio web de los de Cupertino se puede ver que el servicio tiene solo el apoyo de 34 socios minoristas -uno de ellos es la propia Apple-.

   Por otra parte, según indica The Verge, ni un solo banco respalda CurrentC. Esto es debido a que el sistema está diseñado para eliminar al intermediario y las tasas de procesamiento de tarjetas de crédito. La aplicación, cuando se lance el próximo año, no reemplazaría la tarjeta de crédito física.

   En su lugar, cuando vayamos a pagar en la caja registradora con un código QR que aparece en nuestro dispositivo Android o iOS se retirará el importe directamente de la cuenta corriente. A cambio de no usar la tarjeta de crédito, los comerciantes planean ofrecer cupones y promociones exclusivas a los que utilizan la aplicación.

   La idea de un sistema de pagos generalizado, controlado por los minoristas y libre de tasas de procesamiento de tarjetas de crédito es muy atractiva para los comerciantes. No es ninguna sorpresa que además de Wal-Mart, el minorista más grande del mundo, entre los socios de CurrentC se incluyan otros como Gap, Old Navy, 7-Eleven, Kohls, Lowes, Dunkin' Donuts, Sam's Club, Sears, Kmart, Bed, Bath & Beyond, Banana Republic, Stop & Shop, Wendy's y casi todas las principales cadenas de gasolineras estadounidenses.

   Tendremos que esperar hasta el próximo año para ver si CurrentC puede competir por llevarse el control de los pagos móviles, pero hasta entonces no sorprenderá ver a más empresas como Rite Aid y CVS deshabilitando sus lectores NFC.

  

Para leer más