Actualizado 29/12/2009 9:21:09 +00:00 CET

'Planet 51', un 'GTA' alienígena para los más pequeños

Carátula de Planet 51
Pyro

MADRID, 28 DEC. (Juan Carlos González/EP)

Los videojuegos basados en licencias de películas suelen tener mala fama y normalmente con razón. La mayoría de ellos son títulos que se realizan con mucha prisa y poco cuidado para coincidir con el lanzamiento del film en cuestión y por tanto el producto final suele ser mediocre. 'Planet 51' no sobresale pero cumple con la película. Es un producto elaborado, al igual que la película, por manos españolas y pretende acercar la fórmula 'Grand Theft Auto' a los más pequeños.

Lo mejor:

- El acabado visual es idéntico a la estética de la película. El cuidado que han puesto para trasladar la experiencia cinematográfica a un videojuego es encomiable.

- Ofrece a los más pequeños la oportunidad de adentrarse en un 'sandbox' pero con misiones de desarrollo sencillo.

Lo peor:

- A pesar de la sencillez habitual, tiene misiones en las que la dificultad resulta excesiva. Eso sí, podemos saltar las fases "conflictivas".

- El apartado sonoro: voces desincronizadas en las escenas, poca variedad de frases y un gran silencio que chafa algunos de los momentos más graciosos del juego.

Chuck Baker, un astronauta del planeta Tierra, ha aterrizado en un planeta desconocido llamado Planet 51. Para su sorpresa no es un paraje baldío y exento de vida si no que está habitado por criaturas verdes en lo que podría ser la Estados Unidos de los años 50. Probablemente a quien haya visto la peli esta historia le suene y es que, efectivamente el videojuego toma como punto de partida la trama de la superproducción española. Sin embargo este punto de partida se abandona rápidamente para introducir de manera atropellada y sin mucho sentido una misión tras otra.

'Planet 51' es un juego de aventuras en 3D donde los vehículos son los protagonistas -al margen los personajes del largometraje que los conducen: Lem, Chuck o Rover-. Al igual que la película este título ha sido desarrollado por una compañía española, Pyro Studios. El desarrollo del juego recuerda mucho a la saga 'GTA' por la libertad que tiene el jugador para moverse por los escenarios de Planet 51 y montar en vehículos. Eso sí, pese a esta comparación, lo más violento que hay en este título son los choques entre vehículos.

La curva de dificultad es bastante plana y apenas evoluciona según vamos progresando en nuestra aventura. Esta falta de dificultad se ve alterada en unas pocas misiones donde la habilidad requerida para superarlas es demasiado elevada en comparación con el resto. Sin embargo y como prueba del público novel al que está destinado el título, si nos quedamos atascados en alguna fase tras reintentarla varias veces el juego nos ofrece la posibilidad de saltarnos esa fase.

DE PASEO POR PLANET 51.

Como decíamos, los vehículos tienen una gran presencia en el desarrollo de la partida. Por supuesto no nos encontramos con los automóviles de ruedas de nuestro planeta si no con naves flotantes de todo tipo. El control es muy sencillo y además de los típicos acelerador y freno el usuario puede saltar pequeños obstáculos, utilizar un turbo y desplazarse hacia los lados sin tener que girar la dirección. Esta sencillez se ve empañada con la facilidad que tienen algunos vehículos para chocarse con todo. No obstante por lo general es un control amigable para cualquier tipo de jugador.

Aunque a lo largo del juego controlamos a Chuck o Rover el personaje principal es Lem. Con él nos vemos envuelto en multitud de misiones donde muchas veces nuestra labor se ve reducida a ser un chico de los recados: cortar el cesped, aparcar coches o ser un mensajero. Cuando manejamos a Chuck sus fases consisten en huir del ejército de Planet 51 y de la policía. En las misiones de Rover nos dedicamos fundamentalmente a buscar tipos de rocas en los escenarios.

Aunque el juego ofrece un gran número de fases, a la hora de la verdad todo se reduce a movernos de un sitio a otro con nuestro vehículo, con objetivos a veces algo aburdos; ¿qué diversión hay en cortar varias veces el mismo cesped para conseguir nuevos vehículos? El desarrollo se queda limitado para una gran parte de jugadores 'hardcore' pero entretenderá al jugador medio, a los más pequeños o a los fans de la película más ambiciosa de la historia del cine español.

Además de estas misiones principales que tenemos que superar para ir avanzando en la ciudad encontramos dispersas por todo el mapa misiones secundarias. Este tipo de fases tienen un desarrollo similar a las misiones principales, de hecho muchas de ellas consiste en repetir tareas para mejorar nuestro tiempo o añadir un poco más de dificultad. Superar estas misiones secundarias nos recompensa con vehículos nuevos o cromos.

JUNTO A UN AMIGO.

Si queremos jugar en compañía el juego tiene un modo multijugador para que una persona más pueda participar en la partida. Este modo ofrece tres tipos de pruebas diferentes: carrera, coches de choque y bombas calientes. En la primera competimos en diferentes circuitos para ver quién es el más rápido. En los coches de choque tendremos que reducir la barra de vida de nuestros rivales chocando contra sus coches y en las bombas calientes tendremos que pasar una "patata caliente" a nuestro adversario chocándole para que le explote a él.

En las tres pruebas podemos añadir si queremos rivales controlados por la consola para añadir un poco más de competición. Cada jugador puede usar a los personajes del juego así como los circuitos que se van desbloqueando según avanzamos en el modo un jugador.

El apartado gráfico del juego destaca por su gran parecido con la película y lo bien que recoge la estética. Las animaciones de los personajes son fluidas, el diseño de los vehículos y las deformaciones tras las colisiones son realistas y la interacción con los elementos del escenario son algunas de las piezas que denotan que los gráficos del juego son una máquina bien engrasada.

Sin embargo el apartado sonoro no da la nota. Aunque la música ambiente durante las partidas acompaña a la perfección y el juego está doblado al español encontramos muchas trabas. Durante las escenas donde charlan los personajes solo hay sonido un ligero sonido ambiente que enfría demasiado estas situaciones. Además muchas de las voces están desincronizadas.

CONCLUSIÓN

La idea del juego es buena y aunque el formato recuerda mucho a 'Los Simpsons: Hit & Run' es un juego que pasa sin pena ni gloria. No obstante hay que valorar este título para el público al que va enfocado. El resultado final es un juego sencillo orientado a los fans más pequeños de 'Planet 51' para introducirse en el mundo de los videojuegos. Posiblemente los jugones más expertos no encuentren ningún tipo de incentivo en repartir periódicos o cortar el cesped pero es una buena manera de que los niños aprendan el funcionamiento y los mecanismos de un videojuego.

NOTAS.

Gráficos: Bonitos y resultones. Han trasladado a la perfección la estética de la película y han creado con bastante acierto escenarios grandes y detallados. 7.

Sonido: Las voces dobladas al español y una buena música de fondo mientras jugamos no sirven para maquillar muchos fallos de sonido: mala sincronización, repetición de voces o falta de sonido ambiente en algunas partes. 5,5.

Diversión: La variedad de misiones es muy amplia y aunque podían tener un poco más de ritmo acaban siendo entretenidas si buscamos diversión sin complicaciones. 6,7.

TOTAL: Un juego discreto que cumple con su función: atraer a los fans de la película y al público más joven. 6,6.

Versión analizada: PS3 y Xbox 360. 'Planet 51' ya está a la venta para Playstation 3, Xbox 360 (59,95 euros), Wii (44,95 euros) y Nintendo DS (39,95 euros) con una calificación para mayores de 3 años, según el código PEGI.