Publicado 26/07/2021 12:14CET

Una mala gestión y presiones financieras están detrás del desastre de 'Warcraft III: Reforged'

Warcraft III: Reforged
Warcraft III: Reforged - BLIZZARD

   MADRID, 26 Jul. (Portaltic/EP) -

   El lanzamiento fallido de 'Warcraft III: Reforged' tiene sus causas en una mala gestión y presiones financieras, que no hicieron posible que las promesas hechas por el presidente de Blizzard, J. Allen Brack, en el anuncio se incluyeran en la versión que llegó los jugadores el año pasado.

   Allen anunció en 2018 los trabajos por traer una nueva versión mejorada de Warcraft III, uno de los juegos más populares de la compañía. Aseguró entonces que estaban preparando una remasterización con cuatro horas de escenas adicionales que ayudarían a profundizar en la historia y nuevas grabaciones de las voces.

   El título llegó en enero de 2020, pero las promesas de Allen no se encontraban en el resultado final y el motivo, según han informado fuentes próximas a estos planes a Bloomberg, se encuentra en que esta remasterización no era una prioridad para la compañía.

   Según explican, la remasterización de Warcraft III no contó con un presupuesto muy amplio, porque la compañía prefirió centrarse en títulos de otras franquicias que permitirían conseguir miles de millones dólares.

   Esta postura se ha encontrado en informes internos posteriores al lanzamiento del juego y en las declaraciones de once personas entrevistadas vinculadas a la remasterización.

   El título en su lanzamiento empeoró la experiencia de los jugadores en general, ya que se había eliminado también el sistema que clasificaba a los jugadores y se había eliminado de la plataforma 'online' la versión original, dejando solo esta versión disponible para jugar.

   A raíz de las críticas, la compañía anunció actualizaciones que incorporarían algunas de las novedades anunciadas, que a día de hoy todavía no están disponibles. También ofrecieron reembolsos sin preguntas para los jugadores más insatisfechos.