Publicado 20/01/2022 13:27

Historiadores avisan de la "sobrerrepresentación" de contenidos políticos en Historia de España de 2º Bachillerato

Archivo - Alumnos de un instituto de Sevilla
Archivo - Alumnos de un instituto de Sevilla - Eduardo Briones - Europa Press - Archivo

   MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Real Academia de Historia (RAH) considera que hay una "reducción de contenidos históricos" y una "sobrerrepresentación de contenidos sociológicos, politológicos y económicos" en la asignatura de Historia de España que el Gobierno pretende diseñar para 2º de Bachillerato.

   Así consta en un documento que resume las líneas principales de las alegaciones que dicha institución ha elaborado al proyecto de real decreto por el que se establece la ordenación y las enseñanzas mínimas del Bachillerato, texto que el Gobierno pretende aprobar en el mes de febrero.

   El currículo en el que el Ministerio de Educación y FP está trabajando para Bachillerato se compone de tres 'saberes básicos': Sociedades en el tiempo; Retos del mundo actual; y Compromiso cívico.

   Según la RAH, de estos tres bloques, "solamente uno es de competencia historiográfica, el denominado 'Sociedades en el tiempo". "Los otros dos, 'Retos del mundo actual' y 'Compromiso cívico', son de contenido sociológico o directamente político; contenidos que, en todo caso, se abordan en las materias de Geografía, Economía y Ética o deberían formar parte de una asignatura diferente", considera.

   En este sentido, la institución afirma que una asignatura como la de 'Historia de España' tiene "contenidos suficientes para completar un programa sin que sus horas lectivas deban ocuparse en esas otras materias, válidas en cuanto tales, pero no intrínsecas a la misma".

   Pero la RAH tampoco está de acuerdo con que en el rediseño de la asignatura que plantea el Gobierno sea exclusivamente sobre historia contemporánea. "Hay un exceso de presentismo y de exclusiva atención a la más reciente etapa de la historia contemporánea en la determinación del programa de Saberes básicos", dice la institución.

   Este "sesgo presentista", indica la RAH, "produce planteamientos explicativos que privan a los estudiantes de la necesaria visión diacrónica que caracteriza la perspectiva histórica integrada", es decir, no están de acuerdo con que se priorice la historia contemporánea sobre épocas anteriores porque, de este modo, "es muy difícil entender la mayor parte de las líneas de evolución histórica

   "contemporánea".

"TRATAMIENTO INDEFERENCIADO ENTRE HISTORIA Y MEMORIA"

   Por otro lado, los historiadores consideran que el Gobierno da a la asignatura un "tratamiento indiferenciado entre Historia y Memoria", y pide que se diferencien ambas, pues tal y como exponen, la Historia es una disciplina científica "objetiva" y la Memoria es "una apreciación o evocación inherentemente subjetiva, parcial y cambiante".

   Además, aunque la asignatura es Historia de España, señalan "básico" el conocimiento de otras realidades vinculadas a la historia de España, pues recuerdan las interacciones que hubo con esos mundos durante varios siglos.

   "Una lógica priorización de Europa y el Mediterráneo, de Occidente y del Mundo hispánico, no debería impedir que los alumnos de Bachillerato tengan alguna idea del desarrollo histórico del Mundo árabe, del Subcontinente Indio, el Asia Central y los territorios del Asia extrema (China, Japón e Indochina, en lo fundamental)", añaden.

"INSUFICIENTE" NÚMERO DE HORAS

   Por último, los historiadores critican la distribución horaria propuesta por el Ministerio para la asignatura. Actualmente, las 87,5 horas que se dedica "ya es muy restrictiva", pero la propuesta del Gobierno de que sean 70 horas es "insuficiente" para formar a una ciudadanía "crítica y reflexiva", ya que otras asignaturas como Lengua Castellana y Literatura o Inglés tienen hasta 210 horas, materias que según la RAH son "afines".

   "La materia debería seguir teniendo al menos el mismo peso horario que ha tenido hasta el presente y sin variación, lo que permitiría cumplir sus objetivos docentes, conseguir sus competencias formativas y asegurar los saberes mínimos establecidos como deseables y realizables", concluyen.