Publicado 25/06/2020 15:09CET

El sindicato STES afirma que es "imposible" mantener clases aisladas del resto el próximo curso en colegios grandes

Aula de un centro de educación infantil de Valencia.
Aula de un centro de educación infantil de Valencia. - Iván Terrón - Europa Press

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El sindicato docente STES ha afirmado que será "completamente imposible" mantener el próximo curso clases aisladas, sin contacto con otras del mismo centro escolar, tal y como recomienda el Gobierno en lo que ha dado por llamar "grupos estables de convivencia". En estos grupos, permitidos en Infantil y Primaria, los escolares no tendrán que mantener la distancia de seguridad que evita contagios de coronavirus, y podrán tener hasta 25 alumnos.

"Esas agrupaciones convivenciales de las que habla, no van a poder funcionar de manera aislada, sin relacionarse con el resto de personas del centro educativo", asegura STES en un comunicado aludiendo a las recomendaciones que esta semana han remitido a las comunidades autónomas desde el Ministerio de Educación y el de Sanidad.

"Por ejemplo, un colegio de Infantil y Primaria de dos líneas, cuenta con 20 clases. Para que cada una de ellas pudiese funcionar como una agrupación independiente sin contacto con las demás, ese colegio debería establecer 20 turnos distintos de entrada, 20 recreos diferentes o 20 turnos de salida: algo completamente imposible", asegura el sindicato.

STES reprocha al Ministerio de Educación dirigido por Isabel Celaá que haya "renunciado a la capacidad que tiene de establecer legislación normativa básica que obliga a todo el Estado" al remitir a las comunidades solo unas recomendaciones para el próximo curso, dejando a decisión de los gobiernos autonómicos "temas fundamentales como el número máximo de estudiantes que puede haber al mismo tiempo en un aula"

En esa guía de recomendaciones, Educación y Sanidad sugieren grupos de hasta 20 alumnos a partir de septiembre, pero en la práctica se permitirá que las comunidades autónomas eleven la ratio hasta 25 estudiantes por clase, el actual máximo legal.

"Al renunciar a legislar sobre aspectos tan determinantes como ratios o el destino de los 2.000 millones de euros que el Gobierno de España pondrá en septiembre a disposición de las comunidades autónomas para educación, el Ministerio está posibilitando que las condiciones en los que se desarrolle la enseñanza el próximo curso, no sean las adecuadas", afirman desde STES.

En ese sentido, señalan que "consejerías de Educación como las de la Comunidad de Madrid o de Andalucía ya han anunciado su intención de eliminar unidades de los centros públicos: es decir, ni siquiera sobre el papel manifiestan una intención de mejorar las condiciones, al revés muestran claramente su intención de empeorarlas en función de criterios que el Ministerio debería impedir".

"Todo ello quedaría resuelto si el nivel de inversión en educación en nuestro país fuese el del resto de los países europeos: una media del 5% del PIB", según este sindicato docente. "La educación pública no puede quedar postergada una vez más en una situación de crisis", proclama STES.

"Si se dedican 2.000 millones a educación (y el Ministerio renuncia a legislar que esa partida tenga un destino exclusivo para la enseñanza pública) y para el sector del automóvil o del turismo se dedican partidas que duplican o triplican esa cantidad, el mensaje es claro: la educación pública no es una prioridad y eso es algo que no se puede permitir una sociedad que pretenda ser equitativa, justa y que tenga un futuro alentador", sentencia en el comunicado.

Para leer más