Publicado 29/10/2020 13:19

La tasa de empleo de graduados universitarios del curso 2013-2014 fue 86,1% en 2019, según el INE

Ambiente en la Facultad de Empresariales de la Universidad de Granada tras conocerse las restricciones sanitarias para la Covid-19, que la Junta de Andalucía ha impuesto en la ciudad anulando las clases presenciales de los universitarios. En Granada, (A
Ambiente en la Facultad de Empresariales de la Universidad de Granada tras conocerse las restricciones sanitarias para la Covid-19, que la Junta de Andalucía ha impuesto en la ciudad anulando las clases presenciales de los universitarios. En Granada, (A - Álex Cámara - Europa Press

   Mayores tasas de empleo en Ingeniería en electrónica, Desarrollo de software y aplicaciones e Ingeniería de telecomunicación

   MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Los graduados universitarios del curso 2013-2014 presentaban a finales del año 2019 una tasa de actividad del 93,6% (94,4% los hombres y 93,0% las mujeres) mientras que su tasa de empleo era del 86,1% (en hombres del 87,8% y en mujeres del 84,9%), 20 puntos más que la media nacional de ese año, según la encuesta de inserción laboral de titulados universitarios publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

   El número de titulados universitarios en España en el curso académico 2013-2014 fue de 233.626 personas: el 58,5% eran mujeres y el 41,5% hombres. El 49,5% tenía menos de 30 años a 31 de diciembre de 2019. Por tipo de universidad, el 83,9% estudiaron en públicas y el 16,1% en privadas.

   Por rama de conocimiento, el 51,1% de los titulados realizó estudios de Ciencias Sociales y Jurídicas, el 20,6% de Ingeniería y Arquitectura y el 15,3% de Ciencias de la Salud. En todas las ramas hubo mayoría de mujeres, excepto en Ingeniería y Arquitectura (27,9% mujeres). La que tuvo mayor porcentaje fue Ciencias de la Salud (73,2%). Las titulaciones con mayor número de graduados fueron Administración y empresa, Educación primaria y Derecho. Por su parte, 1.346 tenían una discapacidad reconocida superior al 33% (1.028 hombres y 1.318 mujeres).

   El 93,2% de los graduados residía en España en 2019, frente al 6,8% que lo hacía en el extranjero. En la encuesta realizada en 2014 el porcentaje de graduados universitarios del curso 2009-2010 que residía en el extranjero fue del 7,7%. La tasa de actividad de los residentes en España (93,5%) era inferior a la de los que residían en el extranjero (95,9%). Por su parte, la tasa de paro de los graduados que residían en el extranjero (4,6%) era menor que la de los que residían en España (8,3%).

   Por sexo, los hombres decidieron irse a vivir al extranjero en un porcentaje superior al de las mujeres (7,9% frente a 6,1%). Un 26,3% de los que residían en el extranjero vivían en Reino Unido, un 13,6% en Alemania y un 8,5% en Francia.

EMPLEABILIDAD

   El estudio añade que la tasa de paro cinco años después de titularse era del 8,0%, frente al 14,1% de media. El desempleo afectaba más a las mujeres (tasa del 8,8%, frente al 7,0% de los hombres). En la anterior encuesta, realizada en 2014 la tasa de paro de graduados universitarios del curso 2009-2010 fue del 19,2%. Por su parte, el 6,4% de los graduados estaba en situación de inactividad en 2019. Dos de cada tres de ellos continuaban estudiando cinco años después de haber terminado los estudios. En cuanto a graduados con discapacidad reconocida superior al 33% presentaban una tasa de actividad del 83,1%, una tasa de empleo del 75,4% y una tasa de paro del 9,2%.

   Las ramas de conocimiento de los graduados con mayores tasas de empleo en 2019 fueron Ingeniería y Arquitectura (92,4%) y Ciencias de la Salud (91,5%). Por su parte, las tasas de paro más elevadas se dieron en Artes y Humanidades (13,4%) y en Ciencias (10,2%). Por tipo de universidad, los graduados en universidades privadas tenían una tasa de paro inferior a los de las públicas (4,9% frente a 8,7%).

   Por titulaciones, las mayores tasas de empleo en 2019 fueron Ingeniería en Electrónica (97,5%), Desarrollo de software y de aplicaciones e Ingeniería multimedia (97,4%) e Ingeniería en telecomunicación (97,1%). Por el contrario, las tasas de empleo más bajas se registraron en Filosofía (63,8%), Conservación y restauración (63,8%) e Historia del arte (65,0%).

   El número de graduados del curso 2013-14 que estaban ocupados en el año 2019 fue de 201.138. De ellos, 116.076 eran mujeres y 85.061 hombres. Del total de graduados ocupados, el 7,4% trabajaba en el extranjero (8,4% hombres y 6,6% mujeres). Por tipo de jornada, el 86,2% de los graduados ocupados en 2019 realizaba trabajo a tiempo completo (91,3% de hombres frente a 82,5% de mujeres). Por ramas de conocimiento, el mayor porcentaje de jornada a tiempo completo se daba en Ingeniería y Arquitectura (96,6%), y el menor en Artes y Humanidades (75,5%).

   Por situación profesional, el 58,9% de los graduados ocupados era asalariado con contrato permanente, el 27,0% asalariado con contrato temporal, el 8,7% empresario o trabajador independiente y el 4,8% tenía un contrato en prácticas, formación o becario. Si se compara este situación profesional con la de 2014 (graduados del curso 2009-10) hay un aumento de 16 puntos en el grupo de asalariados con contrato permanente.

   Por sexo, el porcentaje de mujeres asalariadas en 2019 con contrato temporal era superior al de los hombres (31,6% y 20,8%, respectivamente). Por campos de estudio, los graduados en Medicina y Biotecnología presentaban mayores porcentajes de contratos en prácticas, formación o becas (39,4% y 28,6%, respectivamente).

   Por su parte, los graduados en Servicios (otros estudios) e Informática tenían mayores porcentajes de contratos permanentes (90,0% y 86,7%). En contratos temporales destacan graduados en Lenguas Clásicas y en Enfermería (67,5% y 56,3%). Por último, los titulados en Podología y Odontología tenían mayores porcentajes de empresarios o trabajadores independientes (67,3% y 56,9%).

   El 61,1% de los graduados ocupados en 2019 afirmaban que su sueldo mensual neto estaba entre los 1.000 y los 1.999 euros, El 15,6 % de los graduados decía que cobraba menos de 1.000 euros mientras que el 9,9% ganaba 2.500 o más.

   El 61,8% de los graduados ocupados en 2019 afirmaba tener una ocupación de técnicos y profesionales científicos e intelectuales, el 13,1% una ocupación de técnicos o profesionales de apoyo y el 10,5% eran empleados contables administrativos y otros empleados de oficina.

   El 79,8% de los graduados consideraba que estaba desarrollando en su trabajo tareas propias de un titulado universitario (incluido doctorado y Máster). El 9,6% afirmaba que el nivel más apropiado era el de Titulado en Formación Profesional de Grado Superior y el 5,0% el de estudios de Bachillerato o Formación Profesional de Grado Medio.

   Por rama de conocimiento, los titulados en Ciencias de la Salud eran los que consideraban en mayor proporción que su puesto de trabajo era acorde con su nivel de formación universitaria (93,1%), frente al 67,9% de los de Artes y Humanidades. Por sexo, el 80,5% de los hombres y el 79,3% de las mujeres opinaban que su puesto de trabajo se ajustaba a su nivel de formación (titulado universitario). Por tipo de universidad, el

   78,3% de los que estudiaron en una pública y el 87,6% de los que lo hicieron en una privada consideraban que su puesto de trabajo se ajustaba a su nivel de formación.

   El 97,9% de los graduados ha tenido algún trabajo desde que finalizó los estudios. Más de la mitad de ellos estaba trabajando tres meses después, el 28,1% lo hizo mientras estudiaba y continuó más de seis meses en ese empleo y el 22,9% tardó menos de tres meses en encontrar su primer empleo. Los hombres tardaron menos en encontrar su primer empleo. El 53,2% estaba ya trabajando mientras estudiaba o tardó menos de tres meses, frente al 49,5% de las mujeres.

   El 73,2% de los titulados universitarios del curso 2013-2014 que han trabajado alguna vez desde que terminaron los estudios consideraba que su titulación le había servido para encontrar empleo. Por rama de conocimiento, la percepción más positiva la manifestaban los titulados en Ciencias de la Salud (87,1%), Ingeniería y Arquitectura (80,8%) y Ciencias (71,7%). La más negativa era la de los titulados en Artes y Humanidades (58,8%).

   Las titulaciones con mayores porcentajes de titulados que consideraban que sus estudios les habían servido para encontrar trabajo eran Medicina, Farmacia y Odontología. En el lado opuesto se encontraban Criminología, Antropología Social y Cultural y Estudios y gestión de la Cultura e Historia del Arte.

Más información