Abolicionistas exigen a Huerta que aclare datos "contradictorios" de la tauromaquia que aseguran está "en decadencia"

Record en la plaza de toros de Alicante
FSMCV
Actualizado 11/06/2018 13:13:23 CET

   MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal (AVATMA) ha exigido al Ministerio de Cultura, con Maxim Huerta a la cabeza, que aclare los datos "contradictorios" respecto a la tauromaquia, ya que según los distintos informes este sector aumenta o disminuye, mientras que los abolicionistas afirman que el sector está "en decadencia".

   La organización ha publicado un informe sobre "la realidad" de la tauromaquia que analiza los datos oficiales de 2017 que califica de "contradictorios entre sí y sorprendentes", ya que señalan que los festejos taurinos en las plazas se han reducido un 57,5 por ciento, mientras que el número de profesionales taurinos ha crecido un 32,6 por ciento en los últimos diez años.

   La asociación exige al Ministerio que elabore un documento oficial que detalle las subvenciones públicas que recibe esta actividad así como el verdadero impacto del sector en la economía.

   Así, el informe señala que la primera "evidencia" es el número de los espectáculos de lidia en cosos taurinos en 2017, que descendieron un 57,5 por ciento entre 2007 y 2017 "a pesar de las facilidades que la administración otorga a los empresarios taurinos".

   Además, advierte de que una amplia mayoría de los espectáculos (78,8 por ciento) no se celebran en plazas de primera ni segunda categoría, por lo que se suele tratar de festejos de escasa calidad y de bajo o medio coste. Asimismo, asegura que en 2017 el 76 por ciento de los cosos existentes en España no acogió ningún espectáculo taurino, un hecho que considera "bastante relevante" porque la mayoría son de titularidad pública y "costosas de mantener".

   El estudio añade que "incomprensiblemente" en la misma década han aumentado los profesionales taurinos un 32,6 por ciento. Mientras que el 82 por ciento de los toreros, el 87 por ciento de los rejoneadores y el 96,2 por ciento de los novilleros inscritos como tales no intervinieron en ningún festejo en plaza en 2017.

   En cuanto a las edades de estos profesionales, también llama la atención que el 74,2 por ciento de los novilleros sin picadores tiene 30 años o más, lo que implica que raramente llegarán a ser novilleros con picadores y mucho menos toreros.

   El documento afirma que se ha reducido el número de alumnos en las 58 escuelas de tauromaquia existentes en España, algunas de las cuales se mantienen con dinero público.

   Por otro lado, cuestiona los datos sobre empresas ganaderas de lidia que contabilizan los medios taurinos (1.348), el Ministerio de Cultura (1.329) y el Ministerio de Agricultura (934). Mientras que el Ministerio de Cultura indica que las explotaciones ganaderas de este tipo siguen subiendo (en 2017 aparecen 5 más que en 2016), el de Agricultura dice que permanecen estables, si bien califica la raza como "en recesión".

   En todo caso, afirma que en total, el 76,2 por ciento de las 1.329 ganaderías de lidia no vendió ningún animal para festejos taurinos.

   "Creemos que el Ministerio de Cultura debería dar explicaciones sobre la mayoría de los apartados estadísticos que ha recogido en su informe de Asuntos Taurinos, no solo del año 2017, sino de los años anteriores, porque hay números que son verdaderamente inexplicables", ha manifestado el presidente de AVATMA, José Enrique Zaldívar.

   Al mismo tiempo pide también "aclaraciones" de "cómo es posible que el sector siga subsistiendo" por lo que exige un documento con "datos reales" sobre las subvenciones que percibe y el verdadero impacto en la economía aunque, en todo caso, afirma que "esto no justificaría de ninguna manera su perpetuación".

   Finalmente, recuerda que en su opinión la tauromaquia es "una cruel manifestación del maltrato animal en clara decadencia" y opina que "ha llegado el momento de que los partidos políticos se planteen "la existencia de este anacronismo del siglo XXI" y empiecen a dar pasos para su abolición.