29 de mayo de 2020
 
Publicado 19/05/2020 14:41:00 +02:00CET

Los aparejadores califican de "poco ambicioso" el objetivo del PNIEC de rehabilitar 1,2 millones de viviendas hasta 2030

El Ayuntamiento de Logroño ha aportado este año un total de 1,35 millones de euros para en torno a un centenar de ayudas a la rehabilitación, que han derivado en una inversión privada inducida superior a los 4 millones de euros
El Ayuntamiento de Logroño ha aportado este año un total de 1,35 millones de euros para en torno a un centenar de ayudas a la rehabilitación, que han derivado en una inversión privada inducida superior a los 4 millones de euros - EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

   El Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE) con el apoyo del Consejo Superior de Arquitectos (CSCAE) considera que el objetivo que establece el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 remitido por el Gobierno a la Comisión Europea y que prevé la rehabilitación energética de 1,2 millones de viviendas en ese periodo es "poco ambicioso".

   Así, reclaman al Ejecutivo que apruebe un Plan de Rehabilitación distinto al que plantea el Plan Vivienda, que incluya un tratamiento fiscal que incentive la acción inversora.

   En este contexto, exponen que en la actualidad el 75 por ciento de los edificios en España se construyeron antes de que entraran en vigor las primeras directivas europeas sobre eficiencia de la energía y, de estos, el 80 por ciento seguirán en pie en 2050.

   Por ello, consideran que con una política fiscal adecuada se incentivaría la inversión privada, que completaría a los fondos públicos. El objetivo de la Unión Europea es lograr la neutralidad de carbono, es decir, cero emisiones netas, igual que el objetivo que plantea el proyecto de ley de cambio climático que tras su aprobación en el Consejo de Ministros se remitirá a las Cortes Generales para su tramitación.

   El colectivo profesional subraya que las cifras de la Comisión Europea muestran la necesidad de rehabilitar el parque inmobiliario. Así, indican que la rehabilitación y renovación de los edificios forman parte de la estrategia europea que debe ser el "motor para la deseada recuperación económica planificada por el Gobierno español".

   En definitiva, el CGATE y el CSCAE piden al Ejecutivo un Plan de Rehabilitación distinto al Plan de Vivienda que incluya un tratamiento fiscal que incentive la inversión, ya que consideran que la rehabilitación puede ser uno de los pilares productivos que "debe servir de palanca para la recuperación económica de la Unión Europea tras la crisis provocada por el COVID-19", según prevé el Pacto Verde Europeo.

   Asimismo, añaden que esta apuesta "adecuada, potente y decidida" puede tener un efecto expansivo en las empresas y los trabajadores del sector.

   Por ello, el presidente del CGATE, Alfredo Sanz, considera que el objetivo de rehabilitación de 1,2 millones de viviendas hasta el año 2030 del PNIEC "se antoja poco ambicioso, y necesitará de un fuerte impulso para conseguir la tasa de crecimiento deseada".

   Antes de la crisis del COVID-19 se llegó a rehabilitar hasta 30.000 viviendas al año, según datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

   Sanz recuerda que "tradicionalmente España ha estado y sigue estando muy por debajo de la media de los países europeos en materia de rehabilitación, probablemente por falta de políticas incentivadoras; y esta actividad tiene un indudable margen de crecimiento, que en términos de mano de obra se puede estimar en la creación de alrededor de 500.000 puestos de trabajo anuales".

   En este contexto, respecto al volumen de inversión, estima que la restauración y la conservación de edificios en España se ha mantenido constante pero "sí se aprecia una mejora porcentual" respecto al total, por una reducción del volumen de obra nueva tras la crisis.

   Finalmente, el colectivo considera que para el desarrollo del Plan de Rehabilitación, será necesario que España implemente, de forma urgente, las recomendaciones establecidas por la propia Comisión Europea: mejorar la accesibilidad, la eficiencia energética, la salubridad y el estado de conservación de los edificios.

Contador