Greenpeace coloca una pancarta gigante en Colón (Madrid) para denunciar la "factura medioambiental" de los políticos

Actualizado 11/04/2019 11:08:56 CET
Greenpeace coloca una pancarta gigante en Colón (Madrid) para denunciar la factura medioambiental que dejan los político
GREENPEACE

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Activistas de Greenpeace han llevado a cabo una acción reivindicativa en la plaza de Colón de Madrid con el lema 'Nos están costando la vida. Nos están costando el planeta. #NoPaguesLaCuenta' para denunciar la inactividad de los políticos con el medio ambiente y que es pagada por la sociedad en forma de cambio climático, pérdida de derechos fundamentales, destrucción del medio ambiente y contaminación.

Así, cuatro escaladores de la organización ecologista han trepado a primera hora de la mañana por la fachada de las torres de Colón donde han desplegado una pancarta de cerca de 300 metros cuadrados para simbolizar la factura medioambiental y social que "están generando la inacción política y las empresas".

"Nos estáis costando la vida y el planeta. Y no vamos a pagar la cuenta", se puede leer en otras de las pancartas mostrada a 60 metros de altura. La organización ecologista ha escrito en Twitter un mensaje en el que denuncia "la factura que la clase política y las grandes empresas dejan que pague la sociedad en forma de cambio climático, pérdida de derechos fundamentales, destrucción del medio ambiente y contaminación".

La organización denuncia que estas prácticas generan una sociedad "cada día más desigual" y una pérdida de derechos que sufren "especialmente las mujeres, por ser aquellas que sostienen la vida y los cuidados, y las generaciones más jóvenes".

"La pasividad, lentitud, falta de ambición y liderazgo en la defensa del medio ambiente de la mayoría de políticos, parlamentarios y gobernantes, así como el intento de amordazar y criminalizar a la ciudadanía que denuncia y exige soluciones, nos está costando la vida y la salud del planeta", ha declarado el director de Greenpeace, Mario Rodríguez.

"La situación no aguanta medias tintas. O se actúa ya con decisión y audacia en la lucha contra el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación de nuestros océanos ahogados en plásticos o el legado que dejaremos a la siguiente generación, que está saliendo a la calle a exigir soluciones, acción y determinación, será vergonzoso", ha añadido.

Greenpeace lanza este mensaje al comienzo del periodo electoral y aporta 69 medidas esenciales agrupadas en cinco bloques para afrontar los retos a los que se enfrenta la sociedad española y a los que se debe dar solución de forma inmediata. Así, Greenpeace recuerda que el coste de la inacción frente a problemáticas como el cambio climático puede llegar a ser mucho más caro que el coste de actuar ya.

De este modo, en materia de Cambio Climático, la organización presenta 13 medidas centradas en aumentar la ambición climática y en la incorporación de todos los sectores en la transición ecológica de la economía, para lograr la reducción de emisiones al menos en un 55% en 2030 respecto y conseguir la descarbonización completa para 2040.

Para proteger Derechos y Libertades, la organización presenta 11 medidas entre las que se encuentran acabar con la 'ley mordaza' o aprobar un tratado vinculante sobre empresas y derechos humanos.

En Biodiversidad y ecosistemas, se proponen 15 medidas, como el cumplimiento de la normativa europea en materia medioambiental o la persecución del delito de robo de agua y de las actividades que contaminan. En Consumo, presenta un conjunto de 16 medidas, como la eliminación y reducción de los envases y el uso de plásticos de un solo uso.

Finalmente, la organización también resalta que la Unión Europea tiene la obligación y la capacidad de evitar "el desastre climático" liderando una respuesta "global, coordinada y urgente" que ponga fin a la inacción continuada de los Gobiernos europeos.

"Ante esta situación de urgencia, reclamamos responsabilidad. Se nos acaba el tiempo. Esta situación de emergencia climática y social constituye también una oportunidad para apostar por una economía solidaria, verde, que redistribuya la riqueza en nuestro país y la transición ecológica es una oportunidad para transitar hacia un nuevo modelo productivo. En este país estamos demasiado acostumbrados a ver cómo se socializan las pérdidas mientras se privatiza la riqueza", ha apuntado la directora de programas de Greenpeace, Cecilia Carballo.