20 de febrero de 2020
 

Greenpeace ve "graves problemas de seguridad" en nucleares europeas

Actualizado 04/10/2012 19:02:33 CET

BRUSELAS, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

La asociación ecologista Greenpeace ha alertado este jueves de "graves problemas de seguridad" en las centrales nucleares europeas y ha criticado que las pruebas de resistencia cuyos resultados ha publicado Bruselas no hayan sometido a examen la preparación de las plantas frente a amenazas como ataques terroristas.

"No nos sorprende que las pruebas, aunque limitadas, pongan al descubierto las principales preocupaciones, porque la energía nuclear es inherente al riesgo y los fallos. Pero hay problemas graves de seguridad que los test de estrés no han examinado", ha criticado Mark Breddy, portavoz de Greenpeace, en un comunicado.

Breddy ha reclamado a los gobiernos de la Unión Europea que "actúen con rapidez" para desmantelar las plantas "más antiguas y con más riesgos" y que pongan en marcha "pruebas más a fondo" para el resto de las instalaciones.

La organización ecologista explica que entre las deficiencias más graves detectadas por las pruebas de estrés europeas está la identificada en cuatro reactores que tendrían menos de una hora de margen para restaurar todas las funciones de seguridad en caso de un corte en el suministro eléctrico. Además, diez reactores del parque nuclear europeo no tienen equipos propios para detectar terremotos.

Según las estimaciones de Bruselas, la inversión media necesaria por reactor para cumplir con las exigencias máximas de seguridad rondaría entre los 30 y los 200 millones de euros, lo que obligaría a una inversión total de entre 10.000 y 25.000 millones de euros para asegurar las correcciones en todos los reactores.

Greenpeace, además, ha criticado que el informe no haya tenido en cuenta al realizar el examen riesgos como la amenaza terrorista, la colisión de un avión y otros escenarios de catástrofes, ni tampoco la edad de las plantas, con lo que no ha ignorado, por ejemplo, el caso de las fisuras sospechosas detectadas este verano en las vasijas de reactores antiguos en Bélgica.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea revisarán el informe en su próxima Cumbre en Bruselas, los días 18 y 19 de octubre, y Greenpeace les pide que avancen hacia el fin de la energía nuclear y apuesten por fuentes de energía renovables y eficientes.