Incendios.- 2018 se confirma como el año con menos superficie arrasada por el fuego de toda la serie histórica

El Consell destina casi un millón en ayudas a los ayuntamientos afectados por el incendio de Llutxent
DIPUTACIÓN DE VALENCIA - Archivo
Publicado 13/05/2019 17:24:52CET

   Tres incendios, el 0,4% del total, en Valencia, León y Huelva se llevaron 5.276 hectáreas de superficie, el 20,97% del total

   MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

   El año 2018 se convirtió como el año con menor superficie arrasada por el fuego en toda la serie histórica, que comenzó hace medio siglo, en 1968, según el avance informativo de 2018 de la Estadística General de Incendios Forestales, del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que destaca que el año pasado es el ejercicio con menos incendios forestales del último decenio, con 7.143 siniestros frente a la media de 12.573.

   De acuerdo con estos datos a los que ha tenido acceso Europa Press, el número de siniestros cayó casi a la mitad, un 43,19 por ciento entre 2008 y 2018, es decir en el decenio y además, se contabilizó un descenso del 37,75 por ciento en el número de conatos --aquellos en los que no se quema ni una hectárea-- y del 53,67 por ciento el número de incendios, en los que arde más de una hectárea.

   El histórico resultado de 2018 arroja también una disminución respecto a la media de la superficie quemada, en concreto, cayó un 66,16 por ciento la superficie arbolada afectada por las llamas y un 75,19 por ciento la superficie forestal.

   De hecho, los datos confirman que el pasado año resultó también ser el año con menor superficie afectada del decenio y de toda la serie histórica disponible, es decir, desde 1968, con un total de 25.162 hectáreas.

   Por zonas, el mayor número de siniestros se concentró durante 2018 en la región noroeste, que es la que comprende Galicia, Asturias, Cantabria y las provincias de León y Zamora, donde se produjo el 43,27 por ciento del total. A esta le siguen las comunidades interiores, que son las no costeras menos León, Zamora y el País Vasco, donde se registró un 34,45 por ciento del total de los fuegos, seguidas por la región Mediterránea y por Canarias.

   Por otro lado, el balance anual del Ministerio refleja también que la región noroeste supone el 42,61 por ciento del total de la superficie forestal total afectada, seguida por el Mediterráneo, las comunidades interiores y con valores "muy inferiores", Canarias.

   Respecto a la superficie forestal arbolada, las más afectadas fueron las regiones del noroeste y del Mediterráneo, que se acercaron al 35 por ciento, seguidos por las cifras de las comunidades interiores y de Canarias.

   Los datos reflejan la importancia de los grandes incendios forestales, los que superan las 500 hectáreas de superficie quemada, ya que durante 2018 se produjeron tres fuegos de esa categoría, es decir, el 0,4 por ciento del total, pero en ellos ardió el 20,97 por ciento de toda la superficie, con 5.276,43 hectáreas.

   Estos tres fuegos tuvieron lugar el 12 de mayo en Santa Columba de Curueño (León), donde ardieron 645 hectáreas y los dos siguientes, durante la campaña de verano en Huelva y Valencia.

   El de Huelva, en la localidad de Nerva comenzó el 2 de agosto y terminó tras haber quemado 1.484,94 hectáres y pocos días después, el 6 de agosto se inició el fuego de Llutxtent, en Valencia, que se extinguió después de afectar a 3.146,69 fuegos.

   Los dos GIF del verano supusieron el 87,78 por ciento de la superficie total que se quemó en la región del Mediterránea, que acogió a dos de los tres grandes fuegos del año.

   Para colaborar con las comunidades autónomas en sus dispositivos de extinción del fuego, las Brigadas de Incendios Forestales (BRIF) del Ministerio trabajaron durante 2018 un total de 774 horas en incendios durante las 149 intervenciones que realizaron. En total realizaron 101.958 metros de longitud de línea combatida.

   Por BRIFs, la que más actuaciones realizó durante esta campaña fue la de Pinofranqueado, en Cáceres, con 35 intervenciones durante las campañas de verano e invierno. En la de invierno, fue la BRIF de Ruente, en Cantabria, en este caso la que más intervenciones realizó, con un total de 18. El Ministerio destaca que esta BRIF solo está operativa entre invierno y primavera.

   Finalmente, los medios aéreos del Ministerio realizaron 715 intervenciones en vuelo en apoyo de los dispositivos autonómicos y de otros países en los que en total volaron 1.842 horas en incendio y realizaron 8.786 descargas sobre las llamas.

   De estas descargas, 2.725 se hicieron en Galicia, 1.609 en Extremadura, 1.236 en Andalucía, 871 en Castilla y León y 755 en la Comunidad Valenciana, frente a las 11 desargas en La Rioja o las 21 de Murcia.

Contador