Actualizado 26/07/2009 17:39 CET

Incendios.- El Gobierno mantiene la alerta máxima y continúa actuando en las zonas afectadas por el fuego

MADRID, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno mantiene la alerta máxima de peligro de incendios en España, por lo que prolonga las medidas de prevención y reclama la colaboración ciudadana para evitarlos, según informó hoy en nota de prensa el Ministerio de Interior. Mientras, los medios estatales, junto con las Comunidades Autónomas afectadas por el fuego, continúan actuando en la extinción de los incendios activos en el país.

La Unidad Militar de Emergencias (UME) está interviniendo en todos aquellos incendios declarados de Nivel 2 en los que las Comunidades Autónomas han solicitado su ayuda. Actualmente, la UME tiene desplegados un total de 318 efectivos. En concreto, en la extinción del fuego que afecta a Aliaga y Valdeltormo (Teruel) participan 89 efectivos del Batallón IV (Zaragoza), con nueve autobombas y tres nodrizas. En el incendio de Nuñomoral (Cáceres) colaboran 229 efectivos de los batallones I (Madrid)y V (León), con 12 autobombas y cuatro nodrizas.

Por su parte, el Ministerio de Medio Ambiente y Medios Rural y Marino, que en el día de ayer colaboró con las Comunidades Autónomas en la extinción de 11 incendios, continúa actuando en Aliaga (Teruel), con cinco aviones anfibios, tres helicópteros bombardero y tres Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF); en Nuñomoral (Cáceres) con cinco aviones anfibios, un helicóptero bombardero y un BRIF con dos helicópteros y heribalde; y en Santa Eulalia del Río (Baleares) con un avión anfibio.

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio de Interior solicita que los ciudadanos extremen las precauciones y recomienda que se evite encender fuegos y hogueras en el monte y terrenos próximos, que se acampe en zonas autorizadas y que antes de iniciar un viaje se consulte la situación meteorológica. Además, recuerda que, en caso de incendio, se penetre en la zona afectada sólo si se conoce bien el terreno y que, si se descubre el fuego en su inicio, se sacuda con ramas verdes la base de las primeras llamas.