La OCDE pide al G7 esfuerzos medibles para frenar la pérdida de biodiversidad, "uno de los mayores riesgos" presentes

28A.- Las ONG ambientales reclaman a Sánchez que "cumpla" con la transición ecológica, el agua y la biodiversidad
AMB - Archivo
Publicado 07/05/2019 15:38:12CET

   MADRID, 7 May. (EUROPA PRESS) -

   La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha pedido a la comunidad internacional esfuerzos para frenar la pérdida de biodiversidad a la que sitúa como "uno de los mayores riesgos para la sociedad" y, en particular, insta a los países del G-7 (las siete primeras economías del mundo) a liderar este compromiso, a adoptar una acción urgente y ambiciosa.

   En el informe de la OCDE 'Biodiversity: Finance and the Economic and Business Case for Action', publicado con motivo de la reunión de los ministros de Medio Ambiente del G-7 esta semana en Francia, recomienda un decálogo de medidas en las que considera que deberían centrarse estos países en "todos los frentes": Gobiernos, sector privado, sociedad civil y también los ciudadanos.

   El trabajo se conoce un día después de la presentación del primer gran informe sobre el estado de la biodiversidad en el mundo elaborado por la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), que señala que un millón de especies de flora y fauna están en peligro de extinción.

   El trabajo de la OCDE calcula que los servicios que proporciona la biodiversidad, tales como polinización, purificación del agua, protección contra las inundaciones, secuestro de carbono tienen un "inestimado coste" de entre 111 y 125 billones de euros, más de 1,5 veces el Producto Interior Bruto de todo el mundo y añade que el coste de no actuar podría estimarse entre 3,7 y 17,8 billones al año por los servicios a los ecosistemas y entre 5,3 y 9,8 billones de euros en degradación de la tierra.

   "La acción para detener y en consecuencia revertir la pérdida de biodiversidad necesita aumentarse de manera dramática y urgente. La protección de la biodiversidad es fundamental para garantizar la seguridad alimentaria, la reducción de la pobreza y un desarrollo más inclusivo y equitativo", manifiesta el informe.

   En este contexto, la OCDE expone que los países del G7 y otros países deben centrar sus esfuerzos en establecer objetivos específicos, medibles y ambiciosos en 2020 en la Conferencia de la Convención para la Biodiversidad Biológica que se celebrará en China, que sirvan de marco global que catalice la acción nacional e internacional. "Un acuerdo claro, operativo y estructurado de manera efectiva después de 2020 es crítico", señala.

   Además, anima a las empresas, las organizaciones financieras y otros decisores políticos a establecer y compartir sus compromisos y contribuciones a la biodiversidad para ayudar a movilizar la acción.

   A los Gobiernos les insta a promover políticas coherentes en los distintos sectores y áreas para aumentar las sinergias y elevar con políticas e incentivos económicos dirigidos a garantizar la biodiversidad que, a su vede deberán ser reflejados en las decisiones de productores y consumidores.

   Así, considera que se debe alinear las finanzas a la biodiversidad desde todos los recursos, tanto públicos como privados y, entre otras medidas, identificar y eliminar los subsidios perjudiciales para la biodiversidad, los negocios y las finanzas. En definitiva, la OCDE apuesta por que se integre la biodiversidad en los negocios y en las decisiones de inversión.

   Por otro lado, la OCDE observa también que existen numerosas oportunidades si se eleva la acción para frenar la pérdida de la biodiversidad en esta sexta extinción masiva que sufre.

   Por ejemplo, estima que los Gobiernos y en particular el G7 debe buscar un acuerdo global multilateral que catalice una acción internacional efectiva para detener y revertir la pérdida de biodiversidad.

   También aconseja integrar los objetivos de biodiversidad que se establezcan en todas las consideraciones nacionales, en sus planes de desarrollo y en políticas clave para los sectores económicos y en especial en la agricultura, la pesca, la energía, la minería, el desarrollo urbanístico, los mercados y el cambio climático.

   El informe de la OCDE considera que la reunión de los ministros de Medio Ambiente del G7 se produce en un momento crucial y que el nuevo marco de acción medible influirá en las políticas y objetivos nacionales, así como en las habilidades colectivas para detener la pérdida de biodiversidad y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2030.

Contador

Para leer más