Publicado 16/06/2020 17:35:23 +02:00CET

Las ONG ambientales, decepcionadas por las ayudas del Gobierno a la compra de vehículos que emiten CO2 del Gobierno

(I-D) La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá; la ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero; y la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; comparecen en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros ce
(I-D) La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá; la ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero; y la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; comparecen en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros ce - El Mundo/Pool

   MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Las ONG ambientales han manifestado su sentimiento de "decepción" por las ayudas a la compra de vehículos aprobadas este martes por el Consejo de Ministros que incluye también subvenciones a la adquisición de vehículos de combustión que, por tanto, emiten gases de efecto invernadero, porque consideran en declaraciones a Europa Press que son "contrarias" a la necesaria y urgente lucha contra la emergencia climática.

   Para la portavoz de Amigos de la Tierra, Blanca Ruibal, el plan aprobado por el Gobierno es "decepcionante" frente al "ejemplo" de Alemania que ha anunciado que no dará subvenciones a los coches de combustión tradicional.

   "Este plan no es una buena señal y menos en este momento en el que por la crisis ecológica se debe acometer un cambio sustancial en la movilidad y cuando el coronavirus ha puesto de manifiesto la necesidad de cambiar nuestra forma de movilidad, con bici, peatones, más espacio para las personas", ha valorado Ruibal, que asegura que el plan va en contra de lo que reclaman los ciudadanos y contra las necesidades de movilidad y lucha contra el cambio climático.

   "El plan Moves aprobado por el Gobierno no está a la altura de la ley de cambio climático y dificulta el cumplimiento de los objetivos de lucha contra el cambio climático", ha añadido.

   Por su parte, Ecologistas en Acción ha reclamado al Ejecutivo compromisos "firmes" para reducir las emisiones de GEI y evitar las "peores" consecuencias de la crisis climática frente en vez de "un compromiso histórico para seguir apoyando al sector que más emisiones de CO2 causa en el Estado español", tras la aprobación del citado plan de ayudas.

   La ONG ha exigido que el dinero público se dirija a fomentar los desplazamientos sostenibles y no para promocionar el automóvil, que es el principal emisor de gases de efecto invernadero (GEI) en España.

   Ecologistas recuerda que el 27 por ciento de las emisiones en España proceden del transporte mientras los coches vendidos en los últimos años son "menos eficientes y emiten más CO2" y lamenta que las ayudas anunciadas no destinan ni un solo euro a los desplazamientos a pie o en bicicleta.

   Por ello, reclama que las ayudas públicas sean utilizados "ahora más que nunca" para proteger a las personas, mejorar el sistema sanitario y el resto de los servicios públicos y a preparase ante la emergencia climática y de biodiversidad.

   Desde Greenpeace no solo critican las ayudas a los automóviles, sino que este martes activistas de la ONG han desplegado una pancarta de 200 metros en la Plaza de Neptuno de Madrid, cercan al Congreso de los Diputados para pedir que no se destine más dinero público a empresas y vehículos contaminantes.

   Con el lema 'No más dinero público a empresas contaminantes', la ONG critica que el plan de ayudas a vehículos diésel y gasolina va en contra de la transición ecológica y podría condenar a la "obsolescencia" a un sector que supone el 10 por ciento del PIB nacional.

   Además de las ayudas a los vehículos, Greenpeace critica también las ayudas a las aerolíneas con más de 1.000 millones en avales públicos y acusa al Gobierno de financiar a industrias contaminantes en el contexto del COVID-19 que comprometen los objetivos de reducción de emisiones comprometidos por España.

   El portavoz Adrián Fernández destacado el ejemplo de Alemania y Francia que concentran sus ayudas en el desarrollo de vehículos eléctricos, mientras España aprueba subvenciones millonarias para coches diésel y gasolina, lo que "perpetúa la dependencia de los combustibles fósiles". Además afea al Gobierno que haya "disfrazado" esta ayuda multimillonaria como "verde" cuando en realidad supone apuntalar un modelo de movilidad basado en el vehículo privado y contaminante y que se ha diseñado "al dictado del lobby de la automoción".

   En la misma línea, el director de Políticas Ambientales de SEO/BirdLife, David Howell, califica de "contraproducente en este momento" publicar un plan de ayudas a vehículos de combustión mientras, al mismo tiempo, se tramita una ley cuyo propósito es reducir las emisiones de CO2.

   "Resta credibilidad al Gobierno la apuesta por apoyar la compra de coches de combustión que emiten CO2 y va en contra de la apuesta por la salida verde de la crisis que debería fomentar el empleo en toda la cadena de valor a la vez que se apuesta por la fabricación de otros automóviles sin emisiones", critica.

   No obstante, Howell entiende el plan como necesario en el contexto de crisis económica provocada por el COVID-19 pero que "no ayuda" a la gran tarea pendiente de tener una estrategia industrial compatible con el gran reto del siglo XXI, como es la emergencia climática.

   Como aspecto positivo, tanto Howell como Fernández celebran que en todo caso las ayudas tengan en cuenta la rentas de los hogares y a las personas con menos recursos económicos. En todo caso, denuncian que la "gran señal" que da el Gobierno es la de seguir apostando por coches de combustión.

   Howell insiste en que este es momento de apostar mucho más fuerte por vehículos de emisiones cero y por crear infraestructuras de movilidad sostenible en las ciudades para favorecer una movilidad sin emisiones.

   Por último, la portavoz de energía y cambio climático de WWF, Mar Asunción, ha reclamado que los estímulos para la recuperación vayan condicionados a que las empresas de automoción reconviertan su producción hacia la movilidad eléctrica.

   "Apoyar vehículos que utilizan combustibles fósiles retrasará la descarbonización y alimenta la crisis climática", advierte Asunción que insiste en que este es "el momento" de que las empresas automovilísticas se comprometan con estrictos criterios ambientales y una hoja de ruta de descarbonización, con objetivos y calendario, y redirijan la producción y ventas hacia vehículos eléctricos.

   "Es inaceptable un plan "renove" para vehículos propulsados por combustibles fósiles", ha sentenciado.