Actualizado 16/01/2007 18:40 CET

El 44% de los jóvenes afirma no utilizar los sistemas de retención al ir al colegio

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El 44% de los jóvenes no utiliza ningún sistema de retención al ir al colegio en transporte escolar y/o particular, a pesar de que el 91% de los encuestados considera el uso del cinturón de seguridad como una medida reductora de la siniestralidad vial, según la encuesta realizada por el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA).

Además, el 13% de los jóvenes afirma no conocer los sistemas de retención homologados. En este sentido, CEA considera que las campañas de información y concienciación, así como la actitud de vigilancia y sanción de las infracciones deben ser permanentes e inflexibles. La encuesta se realizó a lo largo de una semana a un total de 3.726 jóvenes de entre 13 y 16 años, en su inmensa mayoría.

Aunque el 42% de los jóvenes encuestados afirmó ir al colegio a pie, el 32% utiliza el transporte particular como principal medio, frente a un 10% que destacó utilizar el transporte escolar. El 62% de los jóvenes encuestados no va acompañado por ningún adulto al colegio, y tan sólo el 65% destacó recibir información en materia de seguridad vial por las personas adultas que les acompañan diariamente al colegio.

Respecto al grado de conocimiento de los sistemas de retención, el 13% de los jóvenes encuestados afirmó no conocer ninguno de estos sistemas. Y en relación con los cambios producidos en el último año sobre la obligatoriedad del cinturón de seguridad en los autobuses escolares, el 85% de los encuestados afirmó conocer este cambio en la normativa vigente.

ASIENTOS DELANTEROS

A la hora de utilizar el transporte particular como medio para ir al colegio, el 43% de los jóvenes encuestados afirmó ir en los asientos delanteros del vehículo.

Ante estos datos, CEA solicita a la administración promover más campañas educativas que ayuden a informar y concienciar sobre la importancia de los sistemas de retención como medida reductora en la siniestralidad vial, y a su vez, exige mayor compromiso por parte de los padres y educadores para promover comportamientos más correctos y crear así una cultura vial entre los más jóvenes.