ACNUR España: "Que el sistema de reubicación europeo de refugiados no funcione bien, no justifica la no actuación"

Actualizado 31/12/2015 13:22:38 CET

MADRID, 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

La representante en España del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Francesca Friz-Prguda, afirma que "el hecho de que ahora la reubicación de refugiados desde Grecia e Italia no esté funcionando bien y los 'hotspot' no sean aún operacionales, no puede justificar la no actuación", pues la Administración podría adoptar ya otras medidas para acoger a personas que necesitan protección.

En una entrevista con Europa Press, Friz-Prguda defiende que el Estado, en uso de "su propia soberanía" tome la iniciativa para "generar sistemas predecibles, sostenibles y numéricamente relevantes de entradas legales y seguras de refugiados". "¿Para qué forzar a la gente a depender de mafias sin escrúpulos y arriesgar su vida para encontrar o no protección internacional?", plantea.

En este sentido, se refiere al sistema de cupos de reubicación de refugiados desde Grecia e Italia, por el que sólo han llegado a España 18 de los más de 9.300 que se ha comprometido a acoger, para afirmar que "el hecho de que ahora la reubicación no esté funcionando bien y los 'hotspot' (puntos desde donde se deriva a los refugiados) no sean aún operacionales, no puede justificar la no actuación".

"Hay muchas cosas que se pueden y deben hacer, como visados humanitarios o programas de becas. No es necesario esperar a la Unión Europea. Con eso mantienes mayor soberanía, que es lo que cualquier Estado quiere, y tomas el protagonismo", explica.

Fritz-Prguda recuerda el "sufrimiento humano masivo" y las "más de 3.600 muertes en 2015, 700 de ellas de niños" que deja la falta de vías seguras de acceso a la Unión Europea y destaca que quienes se beneficiarían de esas medidas "son la misma gente que va a llegar tarde o temprano al hotspot o que va a morir por el camino".

En su opinión, España "tiene todos los ingredientes" para ser referente en gestión y acogida de refugiados, "el tema global número uno", y afirma por ello que la nueva Administración debería "hacer que tenga protagonismo y lidere" esta cuestión en la Unión Europea.

"España necesita protagonismo no solamente en la detención de flujos migratorios sino en la gestión de flujos mixtos con una importante y clara presencia de refugiados. Este protagonismo hasta ahora no se ha visto y en la situación actual, ningún Estado puede permitirse ser reactivo. Hay que ser proactivo", ha señalado.

En la misma línea, destaca que "España tiene todos los ingredientes para transformarse en un referente sólido de asilo y protección internacional sin descuidar los aspectos de seguridad y control fronterizo" ya que cuenta con "una sociedad acogedora y solidaria, relativos bajos números" de solicitantes de asilo y "actores que ya están acostumbrados a trabajar de forma conjunta". "Lo que falta es determinación, voluntad política y visión", añade.

Según afirma, con ese liderazgo, "además de cumplir la obligación de proteger", España tendría "un impacto muy concreto en la coherencia y la fuerza de la Unión Europea", cuya gestión de la crisis de refugiados le está haciendo pagar "un precio político increíble que atormenta su unidad, su fuerza y la propia percepción de lo que es".

MENOS DEL 1%

Recuerda que "España está un año más por debajo del uno por ciento" de todas las solicitudes de asilo fundadas que se presentan en la UE y afirma que "no puede ser que el segundo país en tamaño y el tercero en población" se quede en ese nivel. "Esperemos que la nueva Administración, sea la que sea, entienda que un país maduro y miembro de la UE necesariamente tiene que asumir mucha más responsabilidad", apunta.

En su opinión, en esta "situación de caos y de emergencia en Europa" cualquiera que ocupe finalmente La Moncloa "debe saber que las rutas pueden cambiar y hay que prepararse cuando aún se puede, porque gestionar una emergencia es mucho más complicado".

"Merece la pena estar preparado y hacerlo ahora. Aquí estamos para acompañar este proceso, no vamos a dejar a ninguna Administración sola en ese sentido, pero ignorarlo y dejar el status quo no es una opción. Es el momento de la verdad y hay que posicionarse. No aprovechar esta oportunidad sería perderla", asegura.

Para la representante del ACNUR, en España "falta", así, "el discurso" político pero también "la acción", porque "todavía las plazas de acogida y pese al incremento de unas 500 están lejos de ser suficientes" y porque el sistema "está lejos de ser integral, de ser holístico y de tener un enfoque que permita a la gente recuperar el control sobre su vida".

Propone una "revisión en profundidad" de todo el sistema, desde la primera acogida hasta los programas de integración y emancipación de los refugiados, para buscar más eficacia y conseguir que realmente este sea un país en el que alguien que huye quiera y pueda rehacer su vida. Afirma que para ello, la Administración "debe mirar más allá de la llegada" y "entender" todo el antes y el después de un refugiado.

13.000 SOLICITUDES DE ASILO

España ha batido en 2015 su propio récord en solicitudes de asilo al rondar las 13.000, frente a los picos más altos que se habían registrado desde el año 2000 y que en ningún caso llegaban a las 10.000 peticiones. En 2014 se habían contado 5.895, menos de la mitad.

Sin embargo, la cifra representa menos del 1% de las recogidas en toda la UE, más de 930.000 sólo hasta septiembre, y está por debajo de la de otros países con menor tamaño y población que no tienen frontera terrestre en África.

Hasta diciembre se habían registrado algo más de 12.500 solicitudes de asilo, por lo que se espera que al cierre del año se computen ya más de 13.000. La nacionalidad mayoritaria es la siria, y el lugar de presentación más común, Melilla, donde se ha presentado el 60 por ciento del total de peticiones, según los datos del ACNUR.

Desde septiembre de 2014 funciona en la frontera melillense de Beni Enzar una oficina de asilo donde los potenciales refugiados pueden formalizar su petición a su llegada desde Marruecos. No se ha registrado en este periodo ninguna instancia presentada por ciudadanos de origen subsahariano, que se quedan bloqueados por las fuerzas alauís.

En Ceuta, la oficina que funciona desde marzo no ha recogido peticiones, pero en total, en la ciudad autónoma se han presentado 459, la mayoría instadas por ciudadanos argelinos (426), aunque también de cameruneses (10) y dos personas de siria.

Para leer más