Actualizado 01/12/2015 14:50 CET

Los adelantamientos incorrectos, la infracción que más molesta a los conductores españoles

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los adelantamientos incorrectos, y concretamente, aquellos que se realizan justo antes de que comience la línea continua, es la infracción que más molesta a los conductores españoles. Así se desprende de una encuesta realizada a los usuarios de la aplicación DriveSmart.

Este es sólo el primero de los diez comportamientos que más incomoda a los usuarios de las carreteras en el país. Le siguen en los siguientes puestos aquellos que conducen demasiado despacio o demasiado rápido, los que deslumbran con las luces largas o ser bloqueados en las incorporaciones. Del mismo modo, es especialmente incómodo para los españoles que otros vehículos se intenten colar en los atascos, que no sepan circular en las rotondas y que se utilice el carril izquierdo permanentemente.

Los diez comportamientos más molestos los completan aquellos que no usan los intermitentes y que un conductor se pegue por detrás al coche de delante.

Desde DriveSmart destacan también que ente los conductores existe cierta solidaridad. Así, un 55,38 por ciento de los encuestados afirma "facilitar siempre el paso o la incorporación a otros conductores en los atascos", el 24,62 por ciento lo hace pero "sólo cuando se lo piden" y el 13,85 por ciento únicamente "cuando no tiene prisa". En el lado contrario, el 6,15 por ciento confiesa no facilitar el paso ni permitir la incorporación.

LAS CONSECUENCIAS DE APARCAR

Por otra parte, el estudio recoge las consecuencias de dejar aparcado el vehículo, que en este caso son coches rayados, arañazos o abolladuras. Sin embargo, y contrariamente a lo que se piensa, no es obra de los conductores si uno se atiene a lo que afirman los encuestados.

El 72,31 por ciento de los conductores aseguran tener siempre cuidado al aparcar para no rozar los coches ya estacionados, mientras que el 24,62 por ciento afirma intentarlo, aunque si el espacio es reducido "no les preocupa tener que apoyarse un poco".

En el lado opuesto, un 1,54 por ciento afirma no tener mucho cuidado alegando que su coche es viejo y que no les importa "un par de arañazos más en la defensa" y otro 1,54 por ciento no tiene nunca cuidado, "porque con su coche tampoco lo tienen".

El uso de las luces también ha sido objeto de debate entre los usuarios de DriveSmart. La encuesta revela que el 60,61 por ciento alerta una única vez a los conductores que van sin las luces puestas de noche, y el 25,76 por ciento lo hace cuantas veces haga falta hasta que se den cuenta. Un 6,06 por ciento asegura no avisar nunca porque "ya se darán cuenta cuando las necesiten", mientras que un 7,58 por ciento dice no haber vivido nunca esa situación.

También los encuestados utilizan mayoritariamente las señales luminosas para advertir a otro conductor de un peligro en la vía. Concretamente, el 72,31 por ciento afirma usarlas siempre, frente a un 15,38 por ciento que no lo hace nunca porque "les parece más peligroso avisarles". Un 10,77 por ciento nunca ha vivido esa situación, y un 1,54 por ciento afirma no saber cómo hacerlo.

Por lo que respecta al comportamiento de un conductor ante una avería de otro coche, el 46,97 por ciento afirma no haber vivido nunca una situación de tener que ayudar a otro conductor con una emergencia en carretera, y un 4,55 por ciento no lo hace por desconfianza. Por otro lado, el 19,70 por ciento asegura pararse sólo si ve que ha sufrido un accidente y un 13,64 por ciento solo cuando le han pedido ayuda. Por último, un 15,15 por ciento dice pararse siempre para ayudar a otro conductor.