Agua.- Los regantes piuden un Plan nacional de Infrestructuras Hídricas para afrontar los daños de las inundaciones

Publicado 20/09/2019 16:39:54CET
Inundaciones en Orihuela durante el temporal de septiembre de 2019
Inundaciones en Orihuela durante el temporal de septiembre de 2019 - GVA 112

   MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE) reclama al Gobierno un Plan Nacional de Infraestructuras Hídricas que contemple medidas estructurales que permitan mitigar los efectos de fenómenos meteorológicos extremos ante el previsto aumento de su frecuencia.

   Así, los regantes, que respaldan las ayudas para los afectados por la Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) aprobadas este viernes por el Consejo de Ministros ya que además de aliviar los perjuicios a los agricultores servirán para proteger a un "sector estratégico" para la economía española, ya que representa al 15 por ciento del Producto Interior Bruto, si se tiene en cuenta toda la industria agroalimentaria asociada a la agricultura.

   La organización de regantes defiende "por completo" las medidas coyunturales porque contribuirán a paliar los daños y pérdidas económicas pero, al mismo tiempo, reivindica que se implanten medidas de carácter estructural, entre ellas, la limpieza de los cauces de los ríos.

   A su juicio, con medidas estructurales de fondo y largoplacistas se mitigarían los efectos más dramáticos de estos fenómenos que cada vez serán más frecuentes.

   En concreto, proponen un Plan Nacional de Infraestructuras Hídricas que siga la estela de los planes estatales de carreteras o de infraestructuras ferroviarias, por lo que consideran que se tendría que aunar la ingeniería y la técnica en aras de convertir las lluvias torrenciales en recursos para las cuencas generalmente deficitarias.

   En definitiva, piden "un cambio de mentalidad" de la Administración tras el informe de la "Subcomisión para el estudio y elaboración de propuestas de políticas de agua en coherencia con los retos del cambio climático", aprobado a comienzos de 2019 y que considera a España un país "maduro hidráulicamente" y que sugiere, según los regantes, "erróneamente", detener la construcción de nuevos embalses y trasvases, en lugar de apostar por una adecuada planificación hidrológica.

   Para el presidente de FENACORE, Andrés del Campo, "toda ayuda para los agricultores que han sufrido los estragos de la gota fría será bienvenida, vistas las consecuencias tan dramáticas".

   Sin embargo, alerta de que las lluvias torrenciales y espaciadas en el tiempo serán cada vez más habituales, por lo que apuesta por mirar a largo plazo y acometer planes estructurales que ejecuten las infraestructuras contempladas en los planes hidrológicos de las respectivas cuencas hidrográficas.