Alfabetización mediática y etiquetar contenidos, claves para proteger a menores en el mundo audiovisual, según expertos

Publicado 25/10/2018 11:55:08CET

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

La alfabetización mediática, el etiquetado de contenidos y la existencia de autoridades audiovisuales independientes son claves para la protección de los menores en el entorno audiovisual, según concluyen los expertos que han participado en la jornada 'La protección de la infancia y la juventud. La regulación en el cambiante entorno audiovisual'.

El evento ha sido organizado por el Observatorio de Contenidos Televisivos y Audiovisuales (OCTA), junto con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), y ha contado con la participación de especialistas del sector (representantes de las autoridades reguladoras a nivel estatal, europeo y comunitario; expertos académicos; representantes de la industria y de la sociedad civil).

Según ha informado la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC), entre las principales conclusiones de la jornada destaca que la protección de la infancia y de la juventud, y de los derechos de la ciudadanía en su conjunto, "debe ser un elemento esencial en cualquier desarrollo de la regulación de los servicios de comunicación audiovisual y de los servicios de la sociedad de la información".

En este sentido, AUC ha explicado que los especialistas creen que los prestadores de esos servicios "no pueden hacer dejación de sus obligaciones de cara al interés general, haciéndolas compatibles con los objetivos y oportunidades de negocio".

No obstante, los expertos también consideran necesario "un papel más proactivo" por parte de la ciudadanía en la defensa de esos derechos, especialmente en el caso de los menores y de otros colectivos vulnerables. "Es fundamental que desde los poderes públicos se impulse de verdad la alfabetización mediática, que no afecta únicamente a los menores ni únicamente a la escuela, sino también a las familias, a los medios, a las redes", señalan.

"Una alfabetización mediática que no consiste sólo en un adiestramiento en el uso de las tecnologías, sino sobre todo en proveer de habilidades para la promover en el consumo de contenidos y en la creación de estos una actitud crítica, responsable e independiente", apuntan.

Por otra parte, abogan por que los usuarios puedan contar con información suficiente sobre los contenidos y servicios que se ofrecen, "con un etiquetado adecuado de los productos, que permita conocer sus características y su idoneidad para las diferentes edades".

Asimismo, los especialistas indican que el "gran reto" está en crear sistemas de regulación "voluntaria" que permitan actuar ante los contenidos ilícitos o inadecuados de forma "ágil y eficaz, promoviendo la resolución amigable de los conflictos". En este ámbito, AUC ha detallado que la apuesta es por la corregulación, en la que participen la industria y las administraciones, con un papel activo de los usuarios.

Para los expertos, es fundamental que las autoridades reguladoras del audiovisual sean independientes de los gobiernos, con competencias y capacidad de actuación ante los incumplimientos, y con recursos suficientes para el análisis del mercado y la adopción de medidas que aseguren que esa actuación es ágil y eficiente. Además, apuestan por que desarrollen su actividad a nivel europeo.

Respecto a la modificación de la Directiva de Servicios de Comunicación Audiovisual aprobada en Bruselas, la ven como un "indudable avance", aunque la OCTA echa de menos "algunas enmiendas que han quedado en el camino y que aseguraban una mayor protección de los menores".

En este sentido, recuerdan que la modificación de la Directiva va a suponer la consecuente modificación de la Ley General de la Comunicación Audiovisual para su transposición, y "requiere del concurso de todos".

El Observatorio de Contenidos Televisivos y Audiovisuales (OCTA) es una plataforma en la que participan cerca de un centenar de organizaciones y entidades sociales de diferentes ámbitos de actuación y posicionamiento ideológico, con el objetivo común de la protección de la infancia y la juventud en el ámbito del audiovisual y las comunicaciones electrónicas.