Actualizado 16/09/2010 22:48 CET

AMP.- El Papa advierte de que la "dictadura del relativismo amenaza al hombre, su destino y su bien último"

Alerta a los jóvenes sobre drogas, dinero, sexo, pornografía o alcohol: "Alejad lo indigno y descubrid vuestra dignidad como hijos de Dios"

Al final del acto, la cantante popular inglesa Susan Boyle interpreta una canción

GLASGOW, 16 Sep. (del enviado especial de EUROPA PRESS Darío Chimeno) -

El Papa Benedicto XVI ha señalado este jueves, durante la celebración eucarística en Bellahouston Park ante cien mil de fieles escoceses, según datos de la organización, que la "dictadura del relativismo amenaza al hombre, su destino y su bien último".

El Santo Padre se ha referido a la importancia de la educación y la cultura para la evangelización, y ha vuelto a pronunciar una de las expresiones más repetidas de sus discurso sobre la dictadura del relativismo: "La evangelización de la cultura es de especial importancia en nuestro tiempo, cuando la dictadura del relativismo amenaza con oscurecer la verdad inmutable sobre la naturaleza del hombre, sobre su destino y su bien último".

Benedicto XVI ha hecho su entrada en Bellahouston Park en el Papa-móvil, donde ha sido recibido por una muchedumbre de cien mil personas con gritos de jubilo y aclamaciones. Banderas del Vaticano y de Escocia han estado presentes durante este recibimiento, en el transcurso del cual un niño fue introducido en el Papa-móvil para que fuera bendecido.

La organización ha declarado que el recinto estaba completo y la Policía no ha permitido superar la cifra de las cien mil las personas que estaba previsto que entraran en él.

En un día de espléndido sol y buena temperatura, el Pontífice ha tenido, al principio de la Homilía, un recuerdo de la visita que hizo Juan Pablo II en 1982 y se ha dirigido a los obispos, a los sacerdotes y a los jóvenes.

A los obispos, les ha animado a su dedicación pastoral y les ha hecho hincapié en su responsabilidad sobre los sacerdotes, a la vez que ha pedido que juntos recen por las vocaciones".

A los sacerdotes les ha instado a predicar "el Evangelio con un corazón puro y con recta conciencia". "Dedicaos sólo a Dios y seréis ejemplo luminoso de santidad, de vida sencilla y alegre para los jóvenes: ellos, por su parte, desearán seguramente unirse a vosotros en vuestro solícito servicio al pueblo de Dios", ha dicho.

TENTACIONES DE LOS JÓVENES

Por último, el Papa se refirió a los jóvenes católicos de Escocia, a los que ha alertado de las "muchas tentaciones" que deben afrontar cada día: droga, dinero, sexo, pornografía, alcohol. "El mundo os dice que os darán felicidad, cuando, en verdad, estas cosas son destructivas y crean división", ha constatado.

Con todo, el Sumo Pontífice les ha recomendado: "Sólo una cosa permanece: el amor personal de Jesús por cada uno de vosotros. Buscadlo, conocedlo y amadlo, y él os liberará de la esclavitud de la existencia deslumbrante, pero superficial, que propone frecuentemente la sociedad actual. Dejad de lado todo lo que es indigno y descubrid vuestra propia dignidad como hijos de Dios".

Finalmente el Santo Padre ha dirigido unas palabras en gaélico, diciendo: "La paz y la bendición de Dios sea con todos vosotros; que Dios os proteja; y que Dios bendiga el pueblo de Escocia".

La ceremonia, en la que han participado todos los obispos de Reino Unido y miles de sacerdotes, ha sido el acto multitudinario de la primera jornada de Benedicto XVI en suelo inglés. Como colofón, Susan Boyle ha interpretado una canción, mientras el Papa se despedía y daba las gracias a los organizadores de la celebración eucarística.

El Santo Padre, al termino del acto, se ha dirigido al Aeropuerto Internacional de Glasgow para volar hacia el Aeropuerto Internacional de Heathrow, donde llegará a las 21.15 hora local para después trasladarse a la Nunciatura, en la que residirá hasta el final de su visita al Reino Unido.

Para leer más