Actualizado 07/01/2007 13:55 CET

El año 2006 fue el tercero peor de la década, con 54 grandes incendios forestales de más de 500 hectáreas

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

El año 2006 fue el tercero peor de la última década en hectáreas quemadas con un total de 148.730 (0,57% del territorio español), y el que más grandes incendios forestales registró del decenio, llegando a 54 grandes fuegos forestales de más de 500 hectáreas, lo que supone más del doble que la media del decenio, que se sitúa en 25 grandes incendios, según los últimos datos del Ministerio de Medio Ambiente recogidos por Europa Press.

Así, el año pasado fue el tercero de la última década que más hectáreas quemadas registró con un total de 148.730 (0,57% del territorio español), después del año 2005 en el que ardieron 187.515 hectáreas forestales en España (0,71% del territorio nacional) y el año 2000, con 187.073 hectáreas arrasadas por las llamas (0,71% del total nacional).

De las más de 148.700 hectáreas forestales quemadas el año pasado, 71.003 hectáreas correspondieron a matorral y monte abierto, 69.805,9 hectáreas a superficie arbolada y 7.921,6 a pastos y dehesas, según los datos de la Dirección General para la Biodiversidad del 1 de enero al 30 de noviembre de 2006. La media de la década asciende a 121.228 hectáreas quemadas en total para el mismo periodo, 26.000 menos que las de 2006.

Por tipo de incendio, 5.310 fueron fuegos de entre una y 500 hectáreas, y 10.825 fueron conatos de menos de una hectárea quemada. La media del decenio es de 7.475 incendios forestales de entre una y 500 hectáreas, y de 13.018 conatos de menos de una hectárea.

PÉRDIDAS POR INCENDIOS FORESTALES.

Por otra parte, los incendios forestales causan cada año millones de euros de pérdidas, llegando incluso en 1994 a registrar pérdidas por valor de 1.325,45 millones de euros, la mayor cuantía desde 1961, según un informe del Ministerio de Medio Ambiente, al que ha tenido acceso Europa Press.

En 2005 (último año analizado) las pérdidas por fuegos forestales ascendieron a 505 millones de euros, con más de 25.400 siniestros y 188.697 hectáreas quemadas. Otros años que superan los más de 500 millones de pérdidas fueron 1991 y 1989. En la última década se han perdido más de 2.424 millones de euros, repartidos en 54 millones en 1996, 116 millones en 1997, 117 millones en 1998, 102 en 1999, 380 en el año 2000, 166 en 2001, 220 millones en 2002, 405 en 2003, 359 millones en 2004 y 505 en el año 2005.

Por otra parte, en el decenio 1976 a 1985 se registró el mayor número de hectáreas arboladas y forestales quemadas desde 1966, con 94.707 hectáreas arboladas y 237.932 de forestales arrasadas por el fuego. Le sigue el decenio 1986 a 1995 cuando ardieron 94.120 de arbolado y 221.499 forestales. En la década 1996 a 2005 hubo 36.430 hectáreas arboladas y 123.459 forestales arrasadas por las llamas; y entre 1966 a 1975 ardieron 37.736 hectáreas de superficie arbolada y 84.721 de forestales.

CAUSAS.

Respecto a las causas, 125.406 incendios forestales del periodo 1996 a 2005 fueron intencionados, pero sólo en 1.308 se ha identificado al causante. Además, otros 36.696 fuegos fueron causados por negligencia o por accidente, pero sólo en un tercio se ha identificado al causante. En las negligencias y accidentes se incluye quema agrícola y para pastos, trabajos forestales, hogueras, fumadores, quema de basuras, escape de vertedero, quema de matorral, ferrocarriles, líneas eléctricas, motores y maquinarias, y maniobras militares.

En 35.523 incendios forestales de la última década se desconoce la causa que los originó; 7.598 se debieron a un rayo, y 3.649 incendios fueron por reproducción de un fuego que se creía extinto y volvió a revivir.

Por comunidades autónomas destaca que el 84 por ciento de los incendios forestales en Galicia fueron intencionados entre 1996 y 2005, el 68% en Cantabria, el 46% en Castilla y León, el 41% en Canarias y el 40% en Extremadura. Por su parte, los accidentes o actos negligentes causaron el 56% de los fuegos registrados en Baleares, 54% en La Rioja, el 53% de los incendios en Cataluña, el 51% en Aragón y el 50% en Ceuta.

En cuanto a la época del año con más incendios, en la última década (1996-2005) el mes que más superficie quemada registró fue agosto de 2003, con 92.057 hectáreas quemadas sólo en ese mes. Por comunidades autónomas, en el País Vasco el mes más negro del último decenio fue febrero de 1998 con 842 hectáreas quemadas; en Cataluña, julio de 1998 con 18.684 hectáreas quemadas; en Galicia, agosto de 1998 con 35.924 hectáreas; en Andalucía, julio de 2004 con 33.603; en Asturias, marzo de 1997 con 12.765; Cantabria, enero de 2002, con 5.591 hectáreas; La Rioja septiembre de 2001 con 160 hectáreas; Murcia, junio de 1996 con 257 hectáreas; y la Comunidad Valenciana, agosto de 1999 con 4.344 hectáreas.

Además, en Aragón el mes más negro entre 1996 y 2005 fue agosto de 1999 cuando se quemaron 3.569 hectáreas; en Castilla-La Mancha, julio de 2005, con 14.591; Canarias, julio de 2000, con 4.284; Navarra, febrero de 2002, 1.569 hectáreas; Extremadura, agosto de 2003, 35.844 hectáreas; Baleares, octubre de 1999, 916 hectáreas; Madrid, agosto de 2002, con 1.144 hectáreas; Castilla y León, agosto de 2003, con 25.864 hectáreas; y Ceuta, agosto de 2004, con 21 hectáreas quemadas.

LOS MÁS VIRULENTOS.

El mayor incendio de la década fue el de Minas de Riotinto (Huelva-Sevilla) con 29.867 hectáreas calcinadas entre el 27 de julio y el 4 de agosto de 2004, y fue intencionado. El segundo mayor fue el de Riba de Saelices (Guadalajara), por una hoguera, con 12.732 hectáreas quemadas entre el 16 de julio y el 2 de agosto de 2005; y el tercero más virulento fue el de Aguilar de Segarra (Barcelona-Lérida) entre el 18 y el 30 de julio de 1998, con 12.510 hectáreas arrasadas por las llamas por una línea eléctrica.

En cuanto a las víctimas, en los incendios forestales entre 1996 y 2005 murieron 77 personas, de los cuales 15 eran ciudadanos ajenos al personal de extinción, 21 de tripulaciones de aeronaves, 26 agentes forestales y brigadistas, ocho personal de maquinaria o autobombas, seis bomberos y un voluntario. Además, otras 647 personas del personal de extinción resultaron heridas.

Finalmente, respecto a las especies más afectadas por las llamas en la última década, destacan las diferentes especies de pino, eucalipto, encina y los diferentes robles que habitan en España.