Actualizado 19/04/2009 00:41 CET

Asersa descarta que se produjeran malos tratos en la residencia mallorquina de Inca y niega haber ratificado a directora

PALMA DE MALLORCA, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La empresa Asersa, que se encarga de la gestión de la residencia geriátrica Cristi Rei, en la localidad mallorquina de Inca, descartó "de manera rotunda" que se hayan producido malos tratos a los pacientes en el centro, así como que haya decidido ratificar en el cargo a la directora del mismo, Juana R.O., tras declarar ante el juez por los hechos.

Así lo aseguró la compañía, en un comunicado remitido hoy a los medios de comunicación, en el que salió al paso de las sucesos acontecidos esta misma semana, que condujeron a la detención de la máxima responsable del centro, así como de la jefa de enfermería, por unos presuntos delitos de falsificación de recetas --que constituyen documentos oficiales-- y de abuso en el empleo de tranquilizantes con los pacientes.

Concretamente, Asersa señaló en la nota que el objetivo de los servicios prestados a los residentes "ha sido y es, una atención individualizada, integral y multidisciplinar con la necesaria colaboración de las familias"; por lo que "no nos parece adecuado cuestionar la profesionalidad, la ilusión y la implicación de nuestros trabajadores", agrega ésta.