La Asociación de Protección contra Incendios urge a instaurar la protección contra fuegos en las catedrales españolas

Publicado 23/04/2019 13:30:47CET

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios 'Tecnifuego-Aespi' recomienda, tras el incendio de la catedral de Notre Dame de París, que el Plan Nacional de Catedrales de España incluya y acometa el riesgo de incendios porque considera que las catedrales españolas carecen de "una adecuada protección" frente a posibles fuegos.

Según señala la asociación en un comunicado, en España se contabilizan 93 templos, entre catedrales, basílicas, monasterios e iglesias singulares acogidos al Plan Nacional de Catedrales (1997). Si bien, precisa que "en general se puede decir que no existe una adecuada protección contra incendios en las catedrales".

Aunque sí existe un 'Libro manual básico de seguridad y protección contra incendios en Ciudades Patrimonio', incluido en el Plan Nacional de Patrimonio Histórico, que depende del Ministerio de Cultura, Tecnifuego precisa que en la carta de riesgos para las catedrales, "asombrosamente, no se contempla el riesgo de incendio".

"Como cada templo está gestionado por un consejo diferente, existe variedad de criterios y diversidad en la adopción de los Planes de Autoprotección, aunque en general se puede decir que no existe una adecuada protección contra incendios en las catedrales", puntualiza.

Por ello, la asociación urge a la inclusión del riesgo de incendio en el Plan Nacional de Catedrales, y que dicho riesgo tenga en cuenta el asesoramiento de los especialistas en la materia. Para Tecnifuego, esta carencia ha sido la que ha alertado a las autoridades españolas para convocar un Consejo de Patrimonio Histórico extraordinario para este viernes 26 de abril, con el fin de analizar los planes de emergencia en catedrales y templos singulares.

En este sentido, para que el Plan Nacional de Catedrales incluya y acometa el riesgo de incendios, la asociación precisa que "se deben adjudicar cantidades económicas suficientes en el presupuesto anual". Este es, según añade, "uno de los puntos clave del problema".

ROCIADORES AUTOMÁTICOS Y DETECCIÓN PRECOZ

"La protección de las catedrales y templos de interés histórico patrimonial debe ser acometida del mismo modo que un museo. Requiere sistemas (rociadores) y elementos desarrollados específicamente para su salvaguarda, agentes para la extinción que no son dañinos pero sí eficaces en la extinción, con total garantía del cuidado de las obras", explica.

Otro de los sistemas más eficaces es la detección de incendios precoz, con conexión a una central y que active las funciones de control programadas. En esta línea y en un comunicado reciente, la Asociación europea de rociadores (EFSN) insistió en la instalación de rociadores automáticos en estos edificios.

Una vez que se consigue proteger un edificio histórico de estas características y valor patrimonial, es necesario realizar el adecuado mantenimiento, "como garantía de la eficacia de unos equipos que no se usan salvo en condiciones extremas", según apostilla la asociación.

Para realizar un correcto mantenimiento, apunta que se deben cumplir los requisitos señalados en el Reglamento de instalaciones de protección contra incendios (RIPCI), como por ejemplo: que las empresas instaladoras y mantenedoras estén habilitadas, tener el certificado de calidad del sistema de gestión de la calidad (ISO9001), realizar los mantenimientos periódicos, guardar las actas de mantenimiento y disponer del carné de habilitación profesional de los operarios para la realización de las labores de mantenimiento.

Contador

Para leer más