Publicado 06/05/2022 15:18

Ayuda a la Iglesia Necesitada se compromete a enviar un nuevo paquete de ayuda a Ucrania por cerca de 1,5 millones

Religiosas de la Congregación de San José acogen en su convento de Lviv a cientos de desplazados.
Religiosas de la Congregación de San José acogen en su convento de Lviv a cientos de desplazados. - ACN

   ACN lanza una campaña de ayuda a la Iglesia ucraniana

   MADRID, 6 May. (EUROPA PRESS) -

   La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) ha puesto en marcha la campaña 'Iglesia en Ucrania: Refugio de Esperanza', para socorrer a la Iglesia ucraniana en la emergencia por la guerra y en la atención a miles de desplazados internos que buscar refugio en las instituciones eclesiales.

   En este contexto, ACN se ha comprometido a enviar un nuevo paquete de ayuda por cerca de 1,5 millones de euros para socorrer a la Iglesia ucraniana en su misión caritativa y pastoral, especialmente en la región oeste del país.

   "La Iglesia en Ucrania es la única esperanza. Vamos a estar siempre sufriendo, llorando y gozando con nuestro pueblo", ha afirmado Monseñor Sviatoslav Shevchuk, arzobispo mayor de la Iglesia greco-católica ucraniana en la presentación.

   El prelado ha denunciado que "la guerra de Ucrania es tan intensa como la Segunda Guerra Mundial". "Se calcula que 20.000 misiles rusos han golpeado Ucrania en estos dos meses, lo mismo que en Siria en 11 años de guerra. Es una guerra injusta, una guerra colonial e ideológica. Yo mismo he sido informado de que estoy en los primeros puestos de la lista negra de los rusos para eliminarme", ha alertado.

   Actualmente, hay más de 12 millones de personas que han huido de sus hogares en Ucrania. De estos, la mayoría, más de 7 millones de personas, siguen dentro del país y se han marchado hacia otras regiones en busca de un lugar seguro por lo que cada parroquia, convento y seminario se ha convertido en un centro de acogida.

   "Hemos estado, estamos y acompañaremos en el futuro a la Iglesia de Ucrania con la reconstrucción" ha comentado el coordinador de proyectos de ACN para Ucrania, Marco Mencaglia, que acaba de visitar el país. "He sido testigo de que pese al peligro, los sacerdotes y las religiosas se han quedado junto a su pueblo. La Iglesia se queda siempre", ha aseverado.

   "Esta emergencia humanitaria, por el flujo de refugiados y desplazados, no se veía en Europa desde la Segunda Guerra Mundial" ha alertado el director de ACN España, Javier Menéndez Ros.

   Precisamente, ACN está ayudando de forma directa a 4.879 sacerdotes y 1.350 religiosas en Ucrania, para poder continuar con su misión. El 11% de la población ucraniana es católica, unos 5,5 millones de personas, de los que 4,5 millones pertenecen a la Iglesia greco-católica ucraniana y 1 millón a la Iglesia católica latina. ACN lleva apoyando a la Iglesia en Ucrania desde 1953. Desde la guerra en el Donbás, en 2014, ACN a ayudado a Ucrania con 2.729 proyectos.

TIPOS DE PROYECTOS

   Diócesis como las de Lviv o Ivano-Frankivsk, junto a numerosas congregaciones religiosas, se están organizando para apoyar a las parroquias, monasterios y demás dependencias eclesiales para acoger a los desplazados.

   Un ejemplo de ayuda a acondicionar los edificios eclesiales es el apoyo a la Orden Basiliana, congregación de la Iglesia greco-católica ucraniana, para transformar seis monasterios que acogen a miles de desplazados a adaptar sus instalaciones para construir nuevas habitaciones, mejorar las cocinas y las infraestructuras. También necesitan hacer frente a un gran coste de luz, agua, gas y bienes de primera necesidad.

   La diócesis de Ivano-Frankivsk ha solicitado ayuda para 10 parroquias rurales que ofrecen alimentos y acogida; y 55 casas y monasterios, de 19 congregaciones religiosas diferentes, también han solicitado apoyo para bienes de primera necesidad y acondicionamiento de las infraestructuras. Todas estas ayudas suman un total de 200.000 euros, según la ACN.

   Otro tipo de proyectos son la financiación de vehículos para la misión de la Iglesia, con los que distribuir la ayuda entre los centros de acogida y para desarrollar la labor pastoral entre las comunidades dispersas por la guerra. Un ejemplo son la petición de la archidiócesis de Lviv de dos autobuses, uno para la pastoral y otro para las labores de Cáritas. En Odesa han solicitado un coche para poder atender los sacramentos en varias comunidades rurales. Los proyectos de esta clase suman un total de 235.000 euros.

   La ayuda a la subsistencia de sacerdotes, religiosos y religiosas es fundamental para que los que están apoyando a los más necesitados no decaigan en su misión. El sustento directo de las religiosas y la ayuda en estipendios de misas para sacerdotes suponen un valor total de más de 700.000 euros en los próximos meses, según la ACN.

Contador

Para leer más